La MUD asegura que la intervención de Unasur en el diálogo venezolano deriva de las amenazas de la OEA con la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela.
Internacionales

Desconfianza en el diálogo ejerce presión a Venezuela ante la OEA

01 de Jul de 2016

Luis E. Mendoza R. / @MendozasWork

(Caracas, 01 de julio de 2016).- El Gobierno y sus opositores han encontrado otro punto de confrontación en medio de la crisis política que vive Venezuela. El primero apuesta por un diálogo bilateral que relaje las tensiones dentro de un país que enfrenta uno de los momentos más caóticos de su historia reciente; mientras que el otro defiende la aplicación de la Carta Democrática Internacional (CDI) de la Organización de Estados Americanos (OEA), que derivaría en el aislamiento internacional del Ejecutivo criollo.

Con la sombra de la activación de la CDI promulgada por el propio secretario general de la OEA, Luis Almagro, el oficialismo dio un paso adelante hacia el acercamiento de un diálogo con la oposición al promoverla desde la presidencia pro tempore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que actualmente ocupa el mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

La llegada a Venezuela de una comisión de Unsaur representada por el exjefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá), trajo consigo la posibilidad de iniciar unas conversaciones que, de buenas a primeras y a pesar de parecer el camino idóneo para la solución de la crisis que atraviesa el país, es visto con desconfianza por un sector de la oposición que percibe en ese acercamiento una estrategia para mermar las posibilidades de llevar a cabo este año un referendo revocatorio que podría sacar a Maduro del poder, al tratarse de un equipo cercano al presidente criollo.

Desconfianza en el diálogo

 capriles

"El expresidente Zapatero se está moviendo en aviones de Pdvsa, viniendo en secreto y bajo estas circunstancias, en mi opinión, el expresidente queda descalificado para liderar una mediación para el diálogo", aseguró tajantemente el gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, en su columna dominical en el diario La Región.

La desconfianza de Capriles es palpable en el seno de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que, pese a enviar una comisión a República Dominicana para participar en las negociaciones, aún reitera que "el diálogo necesario es aquel que apuntale y promueva la realización y acatamiento de la consulta electoral". Es decir, la exigencia del referendo revocatorio antes de que culmine el 2016 sigue sobre la mesa.

De hecho, la MUD va más allá y en su último comunicado tras las conversaciones explica que esta iniciativa no solo "no contradice o colide con los esfuerzos" que han promovido desde la OEA sino que ocurre "porque en la organización está avanzando la activación de la Carta Democrática, y para que estas y otras gestiones (mediación de Zapatero, Unasur, Mercosur, etc.) sigan avanzando, es fundamental que la presión desde la OEA se mantenga e incremente".

Presión en la OEA

 ramosallup.jpg 1718483346

Por ello el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, acudió a Washington para reunirse con Almagro e intervenir el día de la discusión sobre la activación de la CDI, algo que finalmente no ocurrió para "disminuir la tensión sobre la sesión", según el propio Ramos Allup.

Aunque eso no evitó que el líder de la bancada opositora, mayoritaria en la AN, asegurara que: "Ganamos en la OEA". "No querían aprobar el informe, se aprobó (...). Recapitulando: no pudieron evitar la sesión del 23 (...). No pudieron evitar la lectura del informe Almagro. No pudieron evitar perder la votación y no pudieron evitar que se activara la Carta Democrática Interamericana, uno de cuyos mecanismos es la posibilidad de diálogo que tampoco rehuimos", aseveró Allup durante su intervención en la sesión ordinaria parlamentaria del martes, citado por el diario venezolano El Nacional.

Otros voceros de la oposición han manifestado su apoyo al diálogo y la importancia que tendrá este proceso sobre la crisis venezolana. El diputado Carlos Valero ve "indispensable" que exista un mínimo de entendimiento entre el gobierno y sus opositores.

En entrevista con Unión Radio, el parlamentario indicó con respecto al diálogo, que la oposición venezolana tenía años buscando apoyo internacional resaltando que por fin lo logró. "Todo ese respaldo siempre deriva en una mesa de negociación lo que obligará al gobierno a negociar", destacó.

Rechazo a la Carta Democrática

2103435 xl

Durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, en la que se discutió el informe sobre la situación de Venezuela presentado por Almagro, la canciller de la República, Delcy Rodríguez, realizó una nueva intervención en la que rechazó el contenido del texto que daría paso a la activación de la Carta Democrática Interamericana.

Rodríguez resaltó que en la OEA "se está legitimando un golpe de Estado promovido por el Secretario General, quien además es un pésimo empleado", al tiempo que destacó que el pueblo venezolano rechaza las decisiones de la organización, pues desde allí "se está impidiendo el diálogo promovido por Venezuela y la Unasur".

"Venezuela está aquí para ser juzgada por los países miembros, a qué punto hemos llegado en esta organización donde no se respetan ningún tipo de normas (...) Esta organización está entre dos visiones, primero entre los países que creemos en el respeto a las normas y al derecho interamericano, y entre quienes asestan un duro golpe a la institucionalidad", dijo la canciller.

Posterior a la intervención de Rodríguez en Washington, un grupo de venezolanos congregados frente a la sede de la OEA en la capital estadounidense gritaron insultos a la canciller y a sus acompañantes el embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez, y el abogado y diplomático Roy Chaderton, según un video mostrado por la cuenta Twitter @myteks.

"Ladrona", "asesinos", "mentirosa", fueron algunos de los insultos que soltaron con fuerza los venezolanos presentes ante la visita de Rodríguez a la organización.

"Fuera, fuera", gritaron los manifestantes en coro para mostrar su desprecio por la canciller venezolana, que en su discurso ante la OEA negó la existencia de una crisis humanitaria en el país.

Asimismo, un día después, los seguidores del chavismo se concentraron en las principales plazas Bolívar del país para repudiar el "intervencionismo" de la OEA, llamados por el propio jefe de Estado venezolano. Mientras que seguidores de la oposición se congregaron frente a la sede de la OEA en Caracas para exigir que votaran a favor de la CDI.

Sin ánimos de dialogar

14636297415665

Para el analista político Gabriel Reyes el oficialismo no está realmente interesado en sentarse en la mesa con sus adversarios.

"El oficialismo no está con el diálogo, sino con el que ellos están planteando que no es realmente diálogo. Para que eso exista, los mediadores no pueden estar subjetivados y las conversaciones que el gobierno quiere son con actores subjetivados", destaca el especialista.

El analista expresa que la única cabida para dialogar en el país es ver cuál es la mejor forma de que el Ejecutivo le dé paso a otra opción diferente. "¿Por qué el Gobierno está bloqueando el revocatorio si éste es un escrutinio público para decidir si Nicolás Maduro sigue o no en el poder? Porque el gobierno sabe que la mayoría de los venezolanos va a votar en contra. Por eso es que el Gobierno torpedea el revocatorio, porque la respuesta del revocatorio es prácticamente obvia", subraya Reyes, quien ve en la aplicación de la Carta Demócratica un instrumento que va a dar cuenta al mundo sobre la situación venezolana.

Por su parte, el politólogo e internacionalista Carlos Romero resalta que las disyuntivas entre ambas partes no solo en la aplicación de la CDI, sino además en la activación del referendo revocatorio, están enviando un mensaje al país y a la comunidad internacional de que en Venezuela no existe una disposición real para dialogar en ninguno de los dos bandos políticos enfrentados.

"La situación que estamos viviendo en relación a la posibilidad de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana es el resultado de la polarización que estamos viviendo en el país. Por una parte el Gobierno, y algunos sectores de la oposición, piensan que hay condiciones para un diálogo y posteriormente la negociación de una agenda común para salir del estado de incertidumbre en el que vivimos pero, por otro lado, hay un sector de la oposición que piensa que por la vía de la aplicación de la CDI y de la suspensión de Venezuela como país democrático se puede conseguir un cambio político en la nación", puntualiza.

Sin condiciones

20656

Por su parte, el abogado constitucionalista Jesús Silva, expone que el gobierno venezolano tiene un interés en el diálogo para evitar protestas violentas en las calles y para que, además, exista un reconocimiento sobre las decisiones que pudiera tomar próximamente el Consejo Nacional Electoral (CNE) en cuanto a las posibilidades de un referendo revocatorio.

Silva mantiene que del lado de la oposición este llamado al diálogo "es interpretado como una maniobra para ganar tiempo y conseguir que ese referendo se celebre el año que viene sin que se produzca más confrontación", por lo que utiliza un mecanismo de presión como la activación de la Carta Democrática en la OEA.

Tanto Silva como Romero coinciden en que la mesa de negociaciones, a su juicio, es la salida ideal para la crisis venezolana y para que exista realmente debe hacerse sin condiciones.

"El diálogo no debería estar condicionado a ningún evento específico. Ahora bien, la posibilidad de que se celebre referendo revocatorio dependerá de que en su debido momento la oposición recoja los cuatro millones de firmas, tal como lo establece el artículo 72 de la Carta Magna. Es impredecible el desenlace de esta confrontación, pero al ritmo en que marcha el proceso del revocatorio, pudiera ocurrir este evento este mismo 2016. Siempre y cuando no se detecten irregularidades", declara Silva.

En ese sentido, Romero destaca que no se puede ir a una negociación con una condición sine qua non. "Se va con una posición maximalista, pero también la negociación significa ceder a algunas condiciones principistas. Plantear una negociación solamente basada en que si se hace el referendo se negocia y que si no se hace no se dialoga es agotar la posibilidad de dialogar; y por parte del Gobierno también están empeñados en agotar que no hay condiciones para el revocatorio y que no va este año. Hay posiciones encontradas y pocas posibilidades de diálogos, por lo que ambas partes tendrían que hacer un gran ejercicio de desprendimiento para ir sin precondiciones a las negociaciones".

Diálogos por todas partes

shannon

Las conversaciones en Venezuela son vistas con buenos ojos por la comunidad internacional. Estados Unidos, país con el que gobierno criollo ha tenido unas relaciones bastante corroídas desde sus inicio, dio su visto bueno a esta vía.

"A la luz de la muy grave situación en Venezuela, llamamos al Gobierno y la oposición a entablar un diálogo significativo", declaró el presidente de EEUU, Barack Obama, en una conferencia de prensa al término de la cumbre de líderes norteamericanos celebrada en Ottawa.

"Los presos políticos deben ser liberados, el proceso democrático debe ser respetado, y eso incluye un referendo revocatorio que sea coherente con la ley venezolana", agregó Obama.

De hecho, el ánimo de diálogo en el país se extendió hasta a un posible acercamiento con Washington, al punto que el mandatario criollo sostuvo una reunión con el subsecretario de Estado de EEUU para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, en Miraflores, a fin de "reestablecer" las relaciones con la Casa Blanca.

¿Qué opinas?

Loading...

Clasificados

Ultimos articulos del autor

Noticias relacionadas

Lo más visto