El melanoma también puede aparecer en tus pies: ¿cómo protegerlos del sol?

El melanoma también puede aparecer en tus pies: ¿cómo protegerlos del sol?

De los tres tipos de cancer de piel, el melanoma es el más grave, representando el 4% de los tumores malignos que se centran en el tejido humano, con una altísima mortalidad. Y según los datos de los especialistas su incidencia ha crecido exponencialmente en los últimos 25 años.

Por eso, además de la prevención, la detección precoz es fundamental. Protegerse del sol, vigilar manchas y lunares se configurarán en algo fundamental para evitar el desarrollo de este tumor. Pero hay una zona de nuestro cuerpo en la que con toda probabilidad no caeremos en la cuenta de que también hay que revisarla, los pies.

Pues bien, el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (CGCOP) advirtió de la importancia de revisarlos porque en ellos también se pueden producir lesiones cancerígenas.

En concreto una variante del melanoma poco común, el melanocarcimona lentiginosa acral (MLA).

  • Se localiza, sobre todo, en las plantas de los pies.

  • Y presenta un nivel de letalidad elevadísimo.

Su gravedad es tal que, pese a que solo constituye 1 de cada 100 casos, supone el 80% de las muertes relacionadas con este tipo de cancer.

Características y diagnóstico del melanocarcinoma lentiginoso acral

Una de las características del melanocarcinoma lentiginoso acral es que suele afectar de manera predominante a personas mayores de 60 años. Además, pese a que el melanoma en general ocurre más en la población con piel blanca, el MLA es más habitual entre la población con piel más oscura.

La apariencia de este tumor es similar a una mancha negra o marrón, aunque en ocasiones puede adquirir un tono anaranjado. Además de en las plantas de los pies, este tipo de lesiones pueden aparecer también en las palmas de las manos o bajo las uñas.

  • Una vez localizada la mancha, para determinar el diagnóstico se pueden emplear diferentes técnicas. El GCOP destaca que la más básica es el protocolo de valoración de lesiones ABCDE (observar la asimetría, bordes irregulares, color variado, diámetro mayor de 6 mm y evolución, es decir, si se percibió algún cambio).

Además de esto se debe tener en cuenta si además de las lesiones cutáneas hay otras alteraciones como puede ser el picor, la inflamación, úlceras o erosiones. “Sin embargo, este procedimiento, al igual que la biopsia, se hace complicado si envuelve pies o uñas”, explican los podólogos.

El melanoma en los pies no es frecuente pero si muy agresivo.


Otros instrumentos para su detección son la dermatoscopia, que permiten diferenciar las estructuras benignas y malignas que se pueden encontrar en la piel, o el estudio histológico, mediante el cual se observa la estructura, desarrollo y funciones de tejidos y células vivas.

En todo caso, y como sucede con cualquier tipo de cáncer, la biopsia, es decir, la extracción total o parcial de la lesión en cuestión, se convierte en la manera más fiable de diagnóstico con precisión de una patología de este tipo.

En cualquier caso, debido al gran índice de letalidad que presenta esta variante del melanoma, los profesionales de la podología deben estar alerta ante cualquier tipo de lesión dérmica sospechosa en las extremidades inferiores.

¿Cómo proteger los pies del sol?

En cualquier caso y para evitar la aparición de este tipo de cáncer de piel, desde el Consejo de Podólogos dan algunas recomendaciones para proteger los pies tanto del sol, como de superficies calientes.

  • En contra de lo que puede parecer, los podólogos indican que suelen producir más quemaduras en los pies por falta de crema que por pisar arena o suelos recalentados, aunque en el caso de la playa es aconsejable caminar por la arena húmeda a la orilla del mar .

  • Además, se recuerda que para la protección de los pies hay que usar crema solar. Normalmente, los pies deben llevar una protección más alta que el resto del cuerpo ya que no están acostumbrados a que les dé el sol, al pasar el resto del año tapados por el calzado.

Así, los especialistas aconsejan usar protección solar principalmente para proteger de los rayos ultravioletas la zona del empeño y evitar de esta manera quemaduras solares que pueden evolucionar en lesiones malignas como el MLA.

  • En todo caso, la labor de prevención es absolutamente básica para conseguir una detección precoz. Por este motivo, es más que aconsejable acudir a la consulta de podología, al menos, una vez al año por un motivo más que obvio: las plantas de los pies son zonas que no controlamos visualmente con asiduidad y solo un especialista sanitario será capaz de diagnosticado un MLA con el tiempo suficiente para conseguir salvar una vida.

Fuente

¿Te gustó el artículo? Compartelo

Publicaciones Relacionadas

Uñas sanas y fuertes en verano

¿Quieres unas uñas perfectas en verano? Recuerda que en esta época pueden volverse más frágiles debido a la exposición al solla arena y el agua