¿Retrasar la jubilación rejuvenece o resta años de vida?

¿Retrasar la jubilación rejuvenece o resta años de vida?

La mayor longevidad, la baja natalidad y la de los boomers la generación más numerosa, a la sesentena han intensificado el debate sobre el retraso de la edad de jubilación tanto en España como en otros países europeos. Hay unanimidad en que se trata de una medida buena para el sistema de pensiones y la economía en general. Pero ¿y para las personas?

Joaquín Solana, profesor de la Universidad Abad Oliba CEU y autor de la tesis doctoral Longevidad, nuevos retos y oportunidades para la dirección y el emprendimiento está convencida de que sí, que el hecho de que las personas sigan activas laboralmente más años cambiaría la visión sobre las personas mayores y reduciría el edadismo.


Lee también

Mayte Ríos

La experiencia de vida de los actuales sexagenarios y septuagenarios no se corresponde con los modelos de vejez convencionales

Y lo mismo opina Manel Domínguez, profesor emérito de Comunicación de la Universitat Abad Oliba CEU y autor de Sénior. La vida que no cesa (Diéresis): “Jubilarse es como no ser útil a la sociedad y debe ser resultado de un acuerdo entre el Estado, la empresa y la persona, que debe tener el derecho a trabajar mientras quiera si su estado físico y mental se lo permite” .

Como ellos, muchos otros profesores de universidad, investigadores, cirujanos, abogados… se rebelan contra que “los jubilen” a los 65 o 70 años. Pero el horrible de la población no lo ve así y no desea alargar su vida laboral.

El 75% de los españoles se declara poco o nada de acuerdo en retrasar un año la jubilación, según un estudio prospectivo realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en septiembre pasado. Y entre el colectivo más próximo al momento del retiro, quienes tienen entre 55 y 64 años, sólo un 17% se muestra dispuesto a ello.

Las mujeres son más reacias que los hombres a retrasar su edad de jubilación aunque sea un año, según el CIS

Las mujeres son más reacias que los hombres a retrasar la edad de jubilación aunque sea un año, según el CIS

Javier Cervera

De las respuestas recogidas por el CIS se desprende que, en general, los hombres son algo más proclives que las mujeres a posponer su jubilación (el 23% de ellos frente al 17% de ellas se muestra de acuerdo o bastante de acuerdo), pero las mayores diferencias tienen que ver con el nivel educativo (los menos dispuestos a trabajar más años son quienes cursaron FP) y, sobre todo, con el trabajo que se desempeña.

Militares y policías son los más reacios a alargar su vida laboral (sólo el 3% está de acuerdo), seguidos de instaladores, transportistas, dependientes y quienes realizan trabajos poco calificados (un 10%). En el otro extremo, los ya jubilados, los agricultores y los directivos y gerentes son quienes más de acuerdo están en posponer la jubilación (31%, 24% y 20%, respectivamente).

El envejecimiento de un transportista no es el mismo que el de un juez, ni el de un trabajador en precario que uno con empleo estable



vicente lopezDirector Fundación 1 Mayo-Istas

“Cuando se habla de retrasar la edad de jubilación se hace pensando en las pensiones y no en cómo envejece la población, porque el envejecimiento no es cuestión de edad sino de historia laboral e historia de vida; el envejecimiento de un transportista no el mismo que el de un juez, ni el de un trabajador precario que el de uno con empleo estable”, afirma Vicente López, director de la Fundación 1 de Mayo-Istas.

Y subrayar que diversas investigaciones han dejado claro que hay diferencias importantes de esperanza de vida en función de la clase social y de la clase ocupacional.

“En España no se publican tasas de mortalidad por ocupación pero sí por nivel educativo, de modo que la mayoría de estudios lo que miden es la esperanza de vida según el nivel de instrucción”, explica Elisenda Rentería, investigadora del Centre d’Estudis Demogràfics (SECCIÓN DE LA ECONOMÍA).

El nivel educativo y de ingresos cuenta

En ese terreno, como explican Amand Blanes y Sergi Trias-Limos, también investigadores del CED en su artículo Vivir menos y con peor salud: el peaje de la población menos instruida en España, las personas con menor nivel educativo sufren una triple penalización: tienen menos esperanza de vida, sufren más mortalidad por causas evitables y tienen menos expectativas de vida libre de dependencia al envejecer. En concreto, dicen los investigadores, los hombres con estudios superiores pueden esperar vivir, a partir de los 30, unos 5 años más que los que tiene estudios primarios, mientras que en las mujeres la diferencia es de 3 años.

Otro trabajo de economistas de la Universidad de Valencia que evalúan la mortalidad de los jubilados según el importe de su pensión detecta una brecha de 2,6 años de esperanza de vida entre los de ingresos más bajos y más altos.

La edad ya no es indicativo de vejez

Los estudios detectan una mayor esperanza de vida entre quienes desarrollan trabajos gerenciales que entre quienes realizan tareas rutinarias

Javier Cervera

La socióloga e investigadora del CED Mariona Lozano, autora del primer estudio sobre felicidad y esperanza de vida por puesto ocupacional entre los trabajadores de más edad en España, asegura que, medida a los 50 años, la brecha entre los trabajos gerenciales y rutinarios es de 10 años para los hombres y de 11 para las mujeres.

Y subrayar que la desventaja para quienes realizan empleos de tipo manual y rutinarios, de baja cualificación, no es únicamente en términos de esperanza de vida, sino también en términos de bienestar y felicidad.

Prologar la edad de jubilación sin considerar la esperanza de vida de los diferentes trabajadores sería perjudicial para quienes ya están en desventaja



Mariona LozanoSocióloga, investigadora del CED

“No sólo es que vivirán menos sino también menos años felices, de modo que prologar la edad legal de jubilación sin considerar las diferencias en esperanza de vida de los diferentes trabajadores sería perjudicial para quienes ya están en desventaja, es decir quienes ocupan los puestos de trabajo más bajos y, sobre todo, para la salud de las mujeres”, explica Lozano.

Sergi Jiménez-Martín, catedrático de Economía de la UPF que ha investigado sobre el impacto de la edad de jubilación en la supervivencia de las personas, subraya que “no es que no se pueda alargar la edad de jubilación o que a todo el mundo le siente mal jubilarse más tarde, pero hay que tener en cuenta que algunas personas realizan trabajos penosos, o con mucho estrés, o están enfermas, y quitarles la opción de jubilarse temprano o cerrar la puerta a que lo hagan de forma anticipada puede llevars a la muerte o al menos a vivir menos”.

Cerrar la puerta a jubilarse antes a quien está enfermo o realizar trabajos penosos puede llevars a la muerte



Sergi Jiménez-MartínCatedrático Economía UPF

Por ello, Jiménez-Martín defiende que la edad de jubilación se flexibilice dentro de un rango dando la opción de retirarse pronto cobrando un poco menos de pensión o hacerlo más tarde cobrando más porque se percibirá menos años.

“El engarce entre el sistema de pensiones y el mercado de trabajo se debería diseñar de una forma más flexible para permitir también que alguien se jubile anticipadamente porque su trabajo le requiere demasiado pero luego pueda volver al mercado laboral en otro empleo si quiere con una pequeña penalización pero sin perder la pensión”, opina el catedrático de la UPF.

UN TRANSPORTISTA REVISA LA RUEDA DE SU CAMIÓN A SU PASO POR LA CARRETERA N II DE LA JONQUERA, DEBIDO AL TEMPORAL DE NIEVE

Algunos economistas plantean flexibilizar la edad jubilación en un rango de años para que personas con trabajos de mucha carga física o mental puedan retirarse antes con menos pensión

Agustí Ensesa / Colaboradores

No obstante, sobre los efectos de la jubilación en la salud hay estudios contradictorios, pues unos encuentran mejoras y otros constatan que aumenta el riesgo de ciertas enfermedades, como las cardiovasculares, que afecta a la salud mental y que anticipan el deterioro cognitivo.

El gerontólogo y psicólogo Javier Yanguas asegura que la clave para mantener una buena salud en la vejez no está en posponer la jubilación para mantener la vida laboral sino en qué hacer al jubilarse para tener una vida plena, en practicar un envejecimiento activo.

Para envejecer bien no se trata de seguir activo laboralmente, sino de tener proyectos



Javier YanguasGerontólogo y psicólogo

“No se trata de tener trabajo, sino de tener proyectos; lo que indican las investigaciones es que la gente que tiene una vida con sentido tiene mayor calidad de vida, más salud, mas salud autopercibida, menos incidencia de trastornos psicológicos, menos ideas suicidas y menor deterioro cognitivo”, detalla Yanguas.

Y subrayar que el problema es que se concibe la vejez en términos de necesidades y no de potencialidades, de dependencia y no de crecimiento, y se mide la vida activa y significativa solo por el plano laboral.

“El trabajo remunerado no debería ser lo único que se considera relevante, también dan sentido a nuestra vida las relaciones interpersonales, el servicio y ayuda al prójimo, el conocer, el tener responsabilidades, el sentirnos autorrealizados…”, dice Yanguas.

Las relaciones interpersonales y el sentirse autorrealizado ayuda a dar sentido a la vida más allá del trabajo remunerado

Las relaciones interpersonales y el sentirse autorrealizado ayuda a dar sentido a la vida más allá del trabajo remunerado

Javier Cervera

Y enfatiza que en la sociedad se da tanta relevancia al trabajo que cuando alguien deja de trabajar “lo retiramos de todo y eso es una enorme pérdida”. Por eso aboga por buscar maneras de recoger el talento de todas esas personas que se jubilan “para ponerlo al servicio de la sociedad y para reconocérselo a ellas en términos económicos, por ejemplo con rebajas fiscales por dañarse en el bien común”.

Te jubilas del trabajo, pero no de estar en sociedad



Javier YanguasGerontólogo y psicólogo

El gerontólogo recuerda que muchas personas que se jubilan hoy tienen tres décadas de vida por delante, de modo que hay que darles el poder y los recursos para que llenen de contenido y plenitud esa etapa. “Te jubilas del trabajo pero no de estar en la sociedad, y esa etapa no tiene por qué ser solo un tiempo hedonista y de ocio, también puede serlo de mentoría, de colaboración con otros”, concluye Yanguas.

Razones para querer retirarse

“Alargar la vida laboral se percibe mal, como una pérdida de derechos sociales, pero en realidad el trabajo es un aspecto en el que mucha gente encuentra sentido a la vida, y si tantas personas quieren dejar de trabajar es porque trabajan a disgusto”, afirma Joaquín Solana. Y apunta que a ello contribuye que muchos empleados en la cincuentena comiencen a sentirse desplazados en los planes de formación o de promoción de las empresas. Vicente López asegura que hay sectores que hacen “limpieza etaria” expulsando a los trabajadores “más cascados” o de mayor edad (“en la conducción de camiones de largo recorrido es difícil ver a personas de más de 55 años», ejemplifica) porque no se adaptan las condiciones de trabajo al proceso de envejecimiento. mientras que entre los empleados alemanes o suecos ese porcentaje ronda el 70%”.
Y junto a los que no se ven con fuerzas para seguir, hay quien se quiere jubilar cuanto antes por miedo a perder el empleo a edades avanzadas y no poder encontrar otro.
De ahí que flexibilizar la edad de jubilación exigiría, coincide Solana y López, flexibilizar también las condiciones de trabajo para los empleados de más edad pero también reducir los riesgos o la precariedad y mejorar los niveles de autonomía y el tiempo de trabajo desde el inicio de la vida laboral de las personas para que lleguen en mejores condiciones físicas y mentales y no tengan tanta urgencia y deseo de retirarse.

Lee también



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas

La intimidad no debería doler

El coito no debe doler. Siempre me sorprende la cantidad de pacientes míos que han sufrido algún tipo de dolor durante años durante las relaciones