Qué es la artrosis, cómo nos puede afectar y por qué no se debe confundir con la artritis

Qué es la artrosis, cómo nos puede afectar y por qué no se debe confundir con la artritis

La artrosis es la enfermedades articulares más frecuente. Es una enfermedad con múltiples subtipos y múltiples orígenes, y sus síntomas aparecen a aproximadamente 7 millones de personas en España.

Aunque como advirtió a Guías de Salud el doctor Francisco Castro Domínguezjefe de Sección del Servicio de Reumatología, Centro Médico Teknon, Barcelona y portavoz de la Sociedad Española de Reumatología“si tuviésemos en cuanta las formas subclínicas, la prevalencia sería mucho mayor”.

Según el estudio EPISODIO 2016 realizado por la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis afecta en alguna articulación al 30% de la población mayor de 40 años.

Por localizaciones, tal y como enumera el doctor Castro:

  • «La artrosis lumbar es la más frecuente, desciendedo al 15,52% de estas personas

  • Seguida de la rodilla que afecta al 13,83%

  • La cervical que afecta al 10,10%

  • La mano que afecta al 7,73%

  • La de cadera que afecta al 5,13%”.

Pero hay más. Las enfermedades reumáticas constituyen la primera causa de invalidez permanente, y la tercera incapacidad laboral transitoria. El 50% de las bajas por invalidez permanente originadas por enfermedades reumáticas corresponden a pacientes con artrosis.

Así que podemos imaginar el impacto económico global de la artrosis, que según los cálculos del especialista “está entre el 1% y 2,5% del PIB de países desarrollados, donde además la prevalencia es mayor”.

Y este coste no para de incrementarse anualmente a causa del aumento de casos de obesidad, del estilo de vida sedentario y del envejecimiento de la población.

7 millones de españoles tienen artrosis. FREEPIK


¿Qué es la artrosis y por qué no debemos confundirla con la artritis?

Siempre hemos oído a las personas mayores que nos rodeaban decir que tenían reuma cuando experimentaban dolor en las articulaciones, los huesos o los músculos.

Y esta referencia puede ser la causa de que, un día de hoy, no tengamos del todo claro la diferencia entre la artritis y la artrosis.

El doctor Castro explica que “el concepto “reuma”, no existe en el lenguaje médico.

Lo que tenemos son las enfermedades del aparato locomotor, que pueden ser inflamatorias/autoinmunes o mecánicas y tienen diferentes nombres. Las inflamatorias/autoinmunes son formas de artritis, y en cambio la mecánica, sería artrosis”.

La artrosis es la insuficiencia de una articulación entendida como un órgano formado por diferentes tejidos: músculos, ligamentos, tendones, cápsula articular, hueso subcondral, membrana sinovial y cartílago.

De tal forma que esta patología puede degradar el cartílago, cambiar la forma del hueso y causar inflamación sinovial, lo que provoca dolor, rigidez y pérdida de movilidad. Además, puede afectar a cualquier articulación, pero es más frecuente en rodillas, manos, caderas, la parte baja de la espalda y la columna cervical.

Por el contrario, “la artritis es una enfermedad inflamatoria autoinmune en la cual el cuerpo reconoce como elementos ajenos de la membrana sinovial y los ataca provocando inflamación articular”, aclara el reumatólogo.

La artritis afecta típicamente a las manos, aunque también puede afectar a cualquier otra articulación. “En una forma de artritis conocida como la espondiloartritis, también puede afectar a la columna lumbar y articulaciones sacroilíacas”, concluye el médico.

Principales sintomas de la artrosis

Otra de las diferencias entre artrosis y artritis son las molestias que el paciente experimenta según padezca una u otra enfermedad. “Para empezar la artrosis suele afectar a la rodilla, las caderas, la columna lumbar, la columna cervical y las manos. Se caracteriza por un dolor mecánico, es decir, que empeora con el movimiento”, explica el especialista.

En cambio, la artritis se caracteriza por afectar principalmente a las manos, y produce síntomas muy distintos, como rigidez matutina, y dolor inflamatorio, que suele mejorar con el movimiento. Además, el paciente con artritis puede observar que las articulaciones se enrojecen y/o estan calientes. “Estos síntomas tan llamativos, son menos frecuentes en la artrosis”, aclara el doctor Castro.

Los síntomas de la artrosis suelen aparecer a partir de los 40 años, pero como advierte el especialista de la SER, “la artrosis también puede afectar a personas mucho más jóvenes, especialmente a aquellas que han tenido una lesión articular previa, como traumatismos o un desgarro de ligamentos o menisco, condiciones que se dan a menudo en deportistas de alto nivel”.

La historia clínica del paciente, el examen físico, las pruebas de imagen como la radiografía y la resonancia y de laboratorio, ayudarán al médico a establecer el diagnóstico más correcto y preciso de la artrosis.

El dolor de la artrosis es mecánico, es decir, empeora con el movimiento.


Causas y factores de riesgo de la artrosis

Existen varios factores que pueden favorecer la aparición de la artrosis. Pero tal y como explica el doctor Castro, “las lesiones traumáticas, son uno de los principales factores de riesgo pudiendo darse cuenta de estos como altos impactos accidentalmente, en personas que tienen trabajo con micro-impactos repetitivos o en deportistas de alto nivel”.

Pero no es el único factor, el sobrepeso y la obesidad también contribuye al desarrollo de esta patología articular. Y lo hacen de dos maneras según explica Castro: “por la inflamación de bajo grado inherente al síndrome metabólico y otra vía puramente mecánica en la que el peso ejerce más presión sobre las articulaciones, en particular sobre las articulaciones de carga, como las caderas y las rodillas”.

También la edad, por la cantidad de tiempo de uso y los mecanismos del envejecimiento es otro factor de riesgo. Y la carga genética, ya que las personas que tienen familiares con artrosis tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Por último, las desalineaciones y/o dismetría de las extremidades son otro factor de riesgo para desencadenar la enfermedad.

Además, “las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar artrosis que los hombres, especialmente después de la menopausia”, concluye el reumatólogo.

El ejercicio fisico es esencial para prevenir y tratar la artrosis FREEPIK


Ejercicio, control del peso y evitar traumatismos, claves para la prevencion

Está claro que, a la hora de prevenir la artrosis, cuestiones como la genética o la edad no están en nuestra mano, pero el doctor Castro subraya la importancia de controlar otros factores de riesgo para impedir o por lo menos retrasar la aparición de la artrosis .

Para ello, el reumatólogo de la SER recomienda:

• Evitar, en la medida de lo posible, los traumatismos.

• Mantener un índice de masa corporal de entre 18,5 y 24,9 Kg/m2.

• Evitar la pérdida de masa muscular haciendo un trabajo específico para ello.

• Realice ejercicio aeróbico diario que no sea de impacto.

Tratamientos disponibles para la artrosis

Lo primero que el doctor Castro deja claro que a dia de hoy no existe ningun tratamiento que cure la artrosis. Pero si hay soluciones farmacológicas para mejorar los síntomas.

“Los tratamientos se deben elegir cuidadosamente según el subtipo de artrosis concreto que presente el paciente, y el momento de la evolución de la enfermedad, para maximizar los efectos potenciadores y minimizar los potenciales efectos secundarios”.

Pero además de medicamentos, el reumatólogo insiste en que la práctica de ejercicio físico es esencial para las personas con artrosis, entre las que el sedentarismo está muy extendido.

Y ¿qué ejercicio practicar sin que las articulaciones sufran más? Pues desde la SER indican que nadar, montar en bicicleta estatica o caminar son una buena opcion. Y también los ejercicios de fuerza, que potencian la musculatura que forma parte de la articulación.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas