¿Dónde invertir en 2023? El año que nos espera

¿Dónde invertir en 2023? El año que nos espera

Han pasado solo algunos días desde que comenzó 2023, y algunos ya han renunciado a sus objetivos de este nuevo año. Como cada vez que estrenamos el mes de enero, muchos son los que se ponen nuevos propósitos y muy pocos son los que lo cumplen. Trabajo, esfuerzo, constancia, renuncias y buenos hábitos, son algunos de los ingredientes para lograr las metas a final de año. Otro de los grandes propósitos que todos tenemos es el de ahorrar, y más en unos tiempos en los que la inflación desmedida le pega un bocado del 8,4% a nuestros ahorros.

Decía un viejo proverbio chino que “el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora”. Ese árbol del que habla, es el mismo que el día de mañana te puede dar un dulce fruto a través de la inversión. Pero hay que reconocerlo, estamos viviendo unos tiempos difíciles en los que la incertidumbre parece ya una constante de nuestros días. Como telón de fondo tenemos una crisis energética, una inflación galopante, una guerra en Europa que ha afectado de lleno al precio de la energía, el fantasma de una posible recesión, subidas de tipos desde los bancos centrales, crisis en la cadena de suministros y la aparicion de cuellos de botella en la produccion y distribucion de bienes industriales. Además de esto, en España contamos con un déficit estructural y una deuda pública en máximos históricos, unos presupuestos 2023 muy poco realistas y un año electoral que amenaza con promesas y desestabilización aún más de las cuentas públicas. Y con este panorama, ¿qué hacemos? ¿nos quedamos de brazos cruzados viendo pasar los acontecimientos o invertiremos nuestro ahorro en sectores con poco riesgo ante este futuro incierto?

El inmobiliario, valor refugio.

En los primeros años de la década de los 80, en España utiliza un impulso a doble dígito. La economía española estaba en un proceso de transición hacia un sistema más liberal y abierto. La reestructuración y la modernización de la industria española, fueron claves para poco a poco lograr un crecimiento sólido y una mejora fiscal. La construcción llegó a alcanzar el 7% del PIB del país, y paso a paso se empezaba a generar ahorro en las familias españolas. Muchos de estos ahorradores, deciden invertir en vivienda para canalizar esa liquidez.

Aunque la situación social y económica de hoy en día es muy diferente, guarda ciertos paralelismos con aquella década en la que los españoles se asomaban a Europa con aires de cambio.

Hemos cerrado un 2022, con récord de inversión inmobiliaria, superando la barrera de los 15.000 millones de euros. El precio de la vivienda, ha cerrado el 2022 con un incremento entre el 7,5% y el 8,5%, y el número de compras ha batido otro récord, 650.000 operaciones, el número más alto en los últimos 15 años.

En momentos en los que la incertidumbre se apodera de los mercados financieros y en los que la inflación que se va comiendo el ahorro, el sector inmobiliario se convierte en un valor refugio para aquellos inversores que buscan cierta tranquilidad y quieren un bien tangible para hacer frente a las dudas y al incremento de precios. Un sector inmobiliario que afronta 2023 con los deberes hechos, muy saneado, sin sobreendeudamiento y sin un exceso de oferta. La política monetaria enfriará la demanda y se verá reflejada en un menor número de comprasventas, pero esto no se traducirá en los precios, que sufrirán cierta moderación. La inversión en núcleos urbanos como Madrid, Sevilla, Málaga o Alicante, seguirá a buen ritmo, donde la previsión en el mercado del alquiler es que siga teniendo un incremento en los precios debido a que ganará cuota de mercado respecto a la vivienda en propiedad, y debido a la escasez de oferta en las grandes ciudades.

Como bien decía aquella frase célebre: “Los mercados financieros están diseñados para transferir dinero del impaciente al paciente. El tiempo es tu amigo, el impulso es tu enemigo. La paciencia es el don más importante del inversor.” Sin duda, para todos aquellos que tienen cierto recelo de la volatilidad de los mercados financieros, el inmobiliario es su sector.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas