La chica del Vaticano: La desaparición de Emanuela Orlandi – Serie – 2022 – Netflix | Actores | premios

La chica del Vaticano: La desaparición de Emanuela Orlandi – Serie – 2022 – Netflix | Actores | premios

Docuserie acerca del misterioso caso todavía sin resolver de la desaparición hace 40 años de la adolescente Emanuela Orlandi, que vivía con su familia en la Ciudad del Vaticano. El caso conmocionó a la opinión pública mundial, y más en particular a la italiana, desatando todo tipo de especulaciones conspiranoicas acerca de lo que pudo pasar, al más puro estilo de las novelas de Dan Brown, o del género de intriga italiano por excelencia, el “giallo”.

Netflix ha respaldado esta serie de Mark Lewis compuesta de 4 capítulos de una hora con notable repercusión, e incluso ha logrado que el Vaticano ordene una nueva investigación para sacudirse las evidencias de secretismo que pesan sobre él, y que hacen un flaco servicio a la Iglesia Católica. El enfoque es el propio de un caso criminal con morbo, donde se orilla cualquier consideración acerca de la fe católica y lo que creen los fieles, la Iglesia viene a ser una multinacional más, con intereses que salvaguardar, y jefes y facciones que luchan por lo suyo, nada de planteamientos religiosos o trascendentes.

El 22 de junio de 1983 la quinceañera Emanuela Orlandi salió de casa para ir a clase de música, la joven tocaba la flauta, pero nunca volvió. Hubo noticias confusas de que le habían ofrecido ser agente de los cosméticos Avon, causa del retraso, pero el caso es que Emanuela no apareció, y los padres presentaron la denuncia pertinente en una comisaría de Roma. A las habituales explicaciones de “seguro que regresa”, “cosas de adolescentes”, sigue la preocupación creciente, e incluso la mención al caso de Juan Pablo II en su alocución semanal, tras regresar de un viaje a Polonia. Al fin se produjeron llamadas, que exigían la liberación de Alí Agca, el terrorista turco que habían intentado asesinar al Papa, marcando un plazo límite.

Pero ni la teoría de que se quería evitar que Agca hablara de la participación soviética en el atentado fallido, ni otros subsiguientes sobre presiones de la mafia, blanqueo del dinero aportado por estos para financiar la caída del comunismo, o la conexión con los casos de abusos sexuales, se han podido probar. De hecho la serie salta de una a otra explicación, con música siniestra y sonidos de timbres de teléfono, y rebobinando una y otra vez las palabras en que por primera vez Juan Pablo II mencionó a Emanuela, para acrecentar la sensación incómoda de que algo huele a podrido en el vaticano.

La serie refleja fuertemente la angustia de la familia, sobre todo el hermano mayor, a quienes ha marcado de modo indeleble la tragedia. Y es que no han faltado momentos rocambolescos en estas cuatro décadas, con avisos de buscar en “la tumba que señala el ángel”, sita en el cementerio teutónico del Vaticano, que no contenía el cuerpo esperado, la aparición del narcisista “americano” que aseguraba haber cumplido las llamadas telefónicas a la familia, o el testimonio de la novia de un mafioso que asegura haber llevado en coche a Emanuela al Vaticano y haberla entregado a un individuo ensotanado. En fin, lo más novedoso acontece en el cuarto capítulo, cuando una mujer que dice que era compañera de clase de Emanuela y que habla ocultando su nombre y aspecto, explica que su amiga le asegura que alguien la había “molestado” en el Vaticano. Pero en fin, declaraciones como esta, o los apuntes contables aparecidos de no se sabe dónde probarían pagos durante años a Emanuela, no dejan de ser elementos dispares que dejan el enigma más oscuro que nunca. Al final, la serie lo que viene a decir, su tesis de principio a fin, es que el Vaticano sabe y calla lo que ocurrió.

Source link

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas