Gafas premontadas | El uso cotidiano de gafas premontadas puede ocasionar trastornos visuales

Gafas premontadas | El uso cotidiano de gafas premontadas puede ocasionar trastornos visuales

Las gafas premontadas graduadas o gafas de cerca prefabricadas –lentes esféricas de igual potencia en ambos ojos destinados solo para un uso ocasional– se venden de forma indiscriminada en farmacias, gasolineras, tiendas de regalos, bazares, estancos, supermercados y también por internet, sin contar en la mayoría de los casos con controles administrativos ni asesoramiento de profesionales especialistas en salud visual. Sin embargo, su utilización de forma habitual y cotidiana para corregir la presbicia o vista cansada puede provocar trastornos visuales importantes, que pueden ser especialmente graves en aquellas personas que ya tienen anomalías en la visión y lo desconocen. Así lo aseguran desde el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, que desaconseja su uso.

“Las gafas premontadas ayudan a enfocar de cerca, pero son un instrumento para salir del paso. Adquirirlas por cuenta propia es equiparable a automedicarse. Nunca son las gafas más adecuada, porque solo un 5% de la población tiene la misma graduación en los dos ojos”, alerta Eduardo Eiroa, presidente de este organismo colegial.

Los ópticos-optometristas recuerdan que la presbicia, una disminución natural de la capacidad de acomodación ocular que impide ver nítido a distancias próximas, debe ser diagnosticada por un óptico-optometrista o por un oftalmólogo y suele estar enlazada a la existencia de diferentes disfunciones, como el astigmatismo, la anisometropía, la hipermetropía o la miopía.

“Adquirirlas por cuenta propia es equiparable a automedicarse”

Eduardo Eiroa – Presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia


decoración

Estos especialistas añaden que este tipo de gafas solo se ajustan a las necesidades de un porcentaje mínimo de la población que no llega ni al dos por ciento. El colectivo indica que en las gafas premontadas la graduación de ambos ojos es la misma y no corrige el astigmatismo. Además, la distancia de los centros ópticos no suele coincidir con la que necesita el usuario y, lo que es peor, el centrado vertical de ambas lentes no suele ser el mismo (están a diferente altura). Así, destaca que estos descentramientos en las lentes pueden provocar desequilibrios binoculares en los usuarios que tendrán que hacer un mayor esfuerzo para conservar la binocularidad y poder tener una visión relativamente cómoda.

Este tipo de gafas utiliza lentes biconvexas (con dos superficies convexas) en lugar de lentes de menisco (lentes formadas por una superficie cóncava y otra convexa) que utilizan todos los fabricantes de lentes oftálmicas. Las lentes biconvexas producen mayor distorsión de imagen y, por consiguiente, mayor incomodidad visual que las de menisco. además, la calidad, tanto de la montura como de las lentes, es muy inferior a la de cualquier otra gafa. “La mala calidad de imagen que proporciona junto con los problemas de binoculares que producen, provoca una disminución del rendimiento del sistema visual del usuario en visión próxima”, afirma.

Eiroa sostiene que la adaptación individualizada por parte de un óptico-optometrista es imprescindible, porque cada persona presenta unas características morfológicas y anatómicas distintas. En este sentido, insiste en que este tipo de gafas son la solución idónea para la presbicia, ya que carecen de esa adaptación previa. “Las gafas premontadas para vista cansada actúa simplemente como una lupa, con igual graduación en ambos ojos, ignorando aspectos como la visión binocular o el astigmatismo que podamos sufrir, con lo cual jamás serán la solución más útil contra la vista cansada”, señala.

Las empresas deben pagar las lentes si son para trabajar con pantallas

Las empresas tendrán que pagar las lentes graduadas o lentillas a aquellos empleados que trabajen con pantallas y que las necesiten para ello, según una sentencia de la Sala Segunda del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). La empresa puede cumplir con este requisito mediante dos vías: facilitando directamente las gafas o las lentillas al empleado que las necesite o con el reembolso de los gastos.

Este fallo responde a una cuestión prejudicial presentada por un tribunal rumano que se refiere al caso de un trabajador de la Inspección General de Inmigración de Cluj (Rumanía). El trabajador implicado denunció que su labor diaria ante una pantalla le provocó un deterioro paulatino de la vista y solicitó el pago del artículo.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

Vapear afecta a la salud bucodental

Muchos fumadores recurren a los vapeadores o cigarrillos electrónicos como una alternativa al tabaco convencional. En muchas ocasiones no saben que se dicha alternativa tiene