Día internacional de la croqueta: los trucos para hacerlas perfectas

Día internacional de la croqueta: los trucos para hacerlas perfectas

Aloña Fdez.  Larrechi

Ha llegado el momento de recuperarse de los atracones, de adentrarse
en la cocina y volver a la rutina y de incluir en nuestra dieta
mas fruta y verdura. Pero un día como hoy hacemos una pausa en nuestros buenos propósitos para celebrar el
día internacional de la croqueta. Y te vamos a contar todos los trucos que tienes que conocer para hacer en tu casa unas croquetas deliciosas.

Con posibilidad de
multiples rellenospara el aperitivo, como acompañante de algún plato o de plato único, las croquetas son uno de los platos más deliciosos de la
gastronomía española, les gusta todo el mundo y son más fáciles de hacer de lo que parece. Solo tienes que poner en practica nuestros consejos.

Según la tienda online y gourmet Croquetas Ricas, la croqueta favorita de los españoles es la
croqueta de jamon iberico, seguido por la de boletus y la de bacalao en segundo y tercer lugar. Quesos, en sus múltiples variedades, carne, desde el pollo a la morcilla pasando por el rabo de todo, marisco y verduras completan la lista de sabores favoritos.

Y es que elegir el sabor de la croqueta que vamos a disfrutar es importante, no solo por nuestros gustos personales sino también por la elaboración de la
besamel. Porque si las hacemos de jamón ibérico debemos controlar mucho la sal, al igual que con el bacalao o si se trata de sobras de algún plato previo como el pollo o el cordero.

También es importante tener en cuenta el espesor al que vamos a llevar la bechamel, para que no quede como un ladrillo, si le vamos a añadir rellenos contundentes como cualquier tipo de carne, o
ingredientes como el quesoque terminará fundiéndose con la salsa.

El espesor de la bechamel es una de las claves para unas buenas croquetas. /

croquetas ricas

La clave principal de unas buenas croquetas es, precisamente, la bechamel. Un pequeño reto culinario en el que hay que saber combinar el buen hacer y la paciencia, con la precisión de unos
Ingredientes en su justa medida.

Para unas 20/24 croquetas, que podemos congelar para tener a mano siempre, necesitaremos 600 ml de leche entera, y la misma
cantidad de mantequilla que de harina, en este caso 50 gramos. Dejaremos que la mantequilla se funda en la sartén y añadamos poco a poco la harina, removiendo con una cuchara de madera a fuego medio-bajo.

Una vez completado este paso vamos agregando la leche, que estará a temperatura ambiente, poco a poco, cambiando la cuchara de palo por unas
varillas de metal que nos ayude a evitar que se formen grumos. Es importante llevar a cabo este paso con calma, a fuego lento y esperando a que la leche se absorba y sin dejar de remover.

Las croquetas de jamón ibérico son las favoritas de los españoles. /

croquetas ricas

Una vez añadida toda la leche es el momento de añadir sal, poco a poco, siempre se puede poner más, nunca quitar, y un toque de
nuez moscada y de pimienta recién molido. Probamos y añadimos nuestro relleno.

En el caso de que se trate de un plato preparado previamente, por ejemplo cordero o pollo, podemos
agreguele un vasito de su salsa, para que le de mas sabor. La medida depende de la intensidad de este caldo, no hace falta que sea mucho, y si nos pasó no hay mucho problema porque llega el momento de dejar espesar nuestra bechamel.

Algo que haremos dejándola al fuego, siempre medio bajo e incluso bajo. si vamos a querer
la bechamel espesa dejaremos que burbujee y el liquido se vaya evaporando, poco a poco. Y una vez que alcancemos el espesor deseado, apagamos el fuego y la pasamos a una fuente amplia en la que la dejamos enfriar.

Las verduras también pueden ser un relleno para las croquetas. /

croquetas ricas

Lo más recomendable es hacer la bechamel un día antes de elaborar las croquetas, para que después de dejarlas enfriar al aire libre las metamos en la
nunca. Esto ayudará a que la bechamel sea más compacta y la podamos manejar mejor a la hora de dar forma a las croquetas.

Llegado este momento, y tras limpiarnos las manos, nos ayudaremos de una cuchara para coger bechamel de la fuente, la manejaremos y las pasaremos por huevo batido primero y
pan rallado después. Es importante no hacerlas de un tamaño muy grande para que sea más fácil cocinarlas y menos probable que se rompan.

A la hora de freírlas no debemos escatimar en aceite de oliva, ya que se harán mejor y están bien sumergidas, que deberá alcanzar una
temperatura de 180º/190º para que no se rompan y se hagan con rapidez. Y las sacaremos de la sartén con una espumadera, para que se absorba el aceite restante.

Para que las croquetas queden doradas es importante calentar bien el aceite de oliva en el que las vamos a freír. /

croquetas ricas

Por último, si vamos a congelarlas, podemos guardarlas en un tupper y separarlas, para prevenir posibles desgracias en la descongelación, con
papel de horno. Una vez fuera del congelador, lo cual haremos con tiempo suficiente y sin prisas, podemos ponerlas sobre papel de cocina para que absorba la humedad.

Y si aún así están demasiado húmedos podemos volver a pasarlas por
huevo batido y pan rallado, para asegurarnos que las vamos a freír con seguridad y sin posibilidad de que se rompan.

Con estos sencillos
trucos Estamos seguros de que la próxima vez que hagas croquetas será un éxito.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas