Problemas de memoria: ¿cuándo es preocupante y se debe acudir inmediatamente al médico?

Problemas de memoria: ¿cuándo es preocupante y se debe acudir inmediatamente al médico?

Despistes que pueden ser cada vez más frecuentes, a medida que cumplimos años, aunque también se pueden dar en personas totalmente sanas, y que pueden ser síntoma de una de las enfermedades neurodegenerativas más frecuentes del mundo: el alzhéimer.

Según estima la Sociedad Española de Neurología (SEN), unas 800.000 personas en España están diagnosticadas con esta enfermedad, que constituye la principal causa de demencia (pérdida de las facultades mentales con alteraciones de la razón y la memoria).

El 60% de los casos de demencia tienen un diagnóstico de Alzheimer.


Hablamos de una de las patologías que mayor discapacidad genera en personas mayores en nuestro país. Entre un 3% y un 4% de la población de entre 75 y 79 años está diagnosticada con alzhéimer. Un porcentaje que aumenta hasta el 34% en personas mayores de 85 años. Lo más preocupante es que el 15% de los mayores de 65 años sufre deterioro cognitivo leve.

Por tanto, este tipo de enfermedades está muy relacionado con el envejecimiento, que implica problemas de memoria, como olvidar el nombre de una persona, y pérdidas de habilidades de razonamiento.

Señales de la pérdida de memoria

Los principales síntomas que pueden revelarse que padecen algún tipo de demencia, como enfermedad de Alzhéimerdemencia fronto-temporal (que afecta al lóbulo central y temporal del cerebro) o demencia por cuerpos de Lewy (la segunda causa más frecuente de demencia, que se produce por la acumulación anormal de proteínas en las regiones del cerebro que implicadas en el pensamiento y movimiento).

  1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.

  2. Realice las mismas preguntas una y otra y vez en escaso espacio de tiempo.

  3. Dificultad para planificar o resolver problemas como, por ejemplo, los gastos mensuales.

  4. Dificultad para realizar tareas cotidianas: seguir una receta, llegar al puesto de trabajo, recordar las reglas de un juego de mesa muy conocido…

  5. Desorientación espacio-tiempo: olvidar dónde se está o cómo se ha llegado ahí.

  6. Dificultad para comprender imágenes visuales.

  7. Problemas a la hora de hablar, para seguir o participar en una conversación, e incluso para nombrar objetos cotidianos.

  8. Cambios para tomar decisiones.

  9. Evitar participar en actividades sociales que, anteriormente, si realizaran.

  10. Tener cambios en el estado de ánimo (mal humor, ansiedad…) sin razón aparente.

Alimentación, ejercicio físico y gestión del estrés, claves para la prevención

Uno de los aspectos más complicados de esta enfermedad es que no tiene tratamiento curativo. Sin embargo, los expertos insisten en que puede prevenirse con un estilo de vida saludable.

Así lo asegura la doctora Daniela Silvageriatra y responsable de la Unidad de Asistencia Médica a Domicilio de Vithas Internacional, quien expone que el desarrollo de esta patología se debe en gran medida al estrés oxidativo y la neuroinflamación.

Archivo – Estudios de neuroimagen demuestran que la dieta mediterránea se asocia a una mejor función cognitiva y tiene un papel relevante en la prevención de la demencia. Ricardo Rubio – Europa Press – Archivo


«Sabemos que una alimentación adecuada, hacer ejercicio o tener una buena gestión de la ansiedad, entre otros hábitos de vida, son muy importantes para la prevención de esta enfermedad».

Sobre este punto, la especialista explica que el estrés oxidativo se produce cuando el cerebro se expone a radicales libres, moléculas inestables que surgen durante el metabolismo normal de las células y que deben de desecharse.

«Cuando no se hace, estas causan daño en el ADN y degeneración de las neuronas», apunta la doctora, quien señala que, «para contrarrestar la presencia de esta sobreproducción de radicales libres en el cerebro es importante la actividad física o la alimentación» .

¿Cómo evitar la aparición del alzhéimer?

Por todo ello, desde la SEN encontramos algunas claves para retrasar e incluso evitar la aparición del alzhéimer:

  • Mantenerse intelectualmente activo (leer, hacer crucigramas…).

  • Fomentar un buen estado de ánimo.

  • Conservar el contacto personal con amigos y familiares.

  • Abandonar el consumo de alcohol y tabaco.

  • Realizar ejercicio fisico.

  • Mantener un peso saludable.

  • Seguir una dieta adecuada.

  • Controlar la diabetes y la hipertensión arterial.

  • Corregir la pérdida de audición.

  • Evitar los traumatismos cerebrales.

  • Evitar la exposición a la contaminación ambiental.

Ante cualquier síntoma descrito anteriormente, se debe acudir a un profesional inmediatamente. Y es que, está comprobado que un diagnóstico precoz del alzhéimer mejora la calidad de vida de quien la padece, y también de los familiares, mantiene su autonomía personal y sus capacidades cognitivas para ser lo más independiente posible.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

Vapear afecta a la salud bucodental

Muchos fumadores recurren a los vapeadores o cigarrillos electrónicos como una alternativa al tabaco convencional. En muchas ocasiones no saben que se dicha alternativa tiene