Divisas: Tendencias estacionales en punto de mira

Divisas: Tendencias estacionales en punto de mira

El ha comenzado 2023 con cierta estabilidad después de sufrir fuertes pérdidas durante gran parte del último trimestre. Los gestores de activos, deseosos de ganar sus comisiones, intentarán poner dinero a trabajar y probablemente valorarán positivamente la evolución de China. Sin embargo, el dólar es estacionalmente fuerte en enero y febrero, y podría resistir mejor de lo que la mayoría cree.

Dólar estadounidense: El JOLTS y las actas del FOMC, hoy en el punto de mira

El dólar ha comenzado el año en una posición ligeramente más, en la que se ha fortalecido frente a todas las divisas del G10 excepto el (JPY). Esto dista mucho de las pérdidas del 2% (frente al ) al 13% (frente al ) que sufrió el dólar en el 4T22. Aunque diciembre es estacionalmente un período negativo para el dólar, se obtuvo cierta estabilidad tras la subida de tasas de la Reserva Federal. En aquel momento pensamos que la historia de la Reserva Federal, que proporcionó cierto apoyo a los rendimientos estadounidenses a corto plazo, podría ayudar al dólar, como así ha sido.

Esa historia de la Fed seguirá siendo un motor clave del dólar y de las tendencias del mercado mundial de activos en 2023. El mercado se ha mostrado bastante firme a la hora de valorar un mayor endurecimiento de la Fed hasta el 4.95/5.00% la próxima primavera/verano y, a continuación, un ciclo de relajación de 200 puntos base en un plazo de dos años para dejar los fondos de la Fed en una especie de tasa neutral del 3% en 2025. No cabe duda de que este precio se pondrá a prueba en las próximas semanas y meses.

Por ejemplo, hoy la atención se centrará en los datos de apertura de empleo de noviembre, que se espera que disminuyan a 10 millones desde 10.33 millones. La forma en que este dato se muestra contrario al consenso determinará las opiniones sobre la rapidez con la que se está deshaciendo el tenso mercado laboral estadounidense y si la Fed puede mostrar menos preocupación por la frustrantemente elevada. La publicación de las de diciembre a las 20CET ofrecerá más información sobre el pensamiento de la Reserva Federal al respecto.

Lejos de la Fed, todas las miradas están puestas en la evolución de China y en si la liberalización de las políticas de contención de la COVID puede provocar una recalificación de las perspectivas de crecimiento chino y mundial para 2023. Parece un poco pronto para que los gestores de fondos apuesten todo en esta historia, donde en cambio la nación parece estar capeando el temporal antes de cerrar por el Año Nuevo Lunar el 23 de enero. Dicho esto, las perspectivas de crecimiento mundial también se ven favorecidas por la fuerte caída de los precios mundiales de la energía (especialmente del gas), por lo que no debería sorprender que los mercados de renta variable comiencen el Nuevo con buen pie.

Estacionalmente, enero y febrero son meses fuertes para el dólar y somos decisivos de un modesto retroceso de las fuertes pérdidas del dólar registrados el trimestre pasado. Si la Fed y la actividad mundial (débil índice de gerentes de compras) lo permiten, tenemos una ligera tendencia a que el pueda recuperarse hasta la zona de 106 a corto plazo, quizás incluso hasta 108 en los próximos dos meses.

Euro: Vientos benignos

El par ha comenzado 2023 con un pie ligeramente más suave, pero es difícil argumentar que necesita caer aún más bruscamente. Uno de los principales impulsores de la caída del euro el verano pasado había sido la historia de los términos de intercambio por los altos precios del gas, una historia que se ha invertido por completo desde septiembre. Asimismo, el entorno de riesgo comienza el año con el vaso medio lleno: las recesiones serán leves, y el drástico estrechamiento de los diferenciales de los swaps EUR:USD a dos años tampoco puede estar perjudicando al EUR/USD. Así las cosas, no parece que haya razones de peso para que el EUR/USD vuelva a romper la media móvil de 200 días, cerca de 1.03.

Tal vez se pueda esperar un rango de 1.0500-1.0750 en las próximas sesiones, con los datos de empleo de diciembre del viernes en EE.UU. como posible catalizador de una ruptura del rango.

Por otra parte, hoy conoceremos los datos del diciembre en Suiza. En nuestro análisis del Banco Nacional Suizo (BNS) de diciembre, afirmamos que el BNS probablemente quería mantener fuerte el franco suizo real por el momento mientras luchaba contra una inflación por encima del objetivo. Suponiendo que la inflación suiza se mantenga cerca del 3% interanual en la publicación de hoy, supondríamos que el BNS tiene interés en mantener el par (euro/franco suizo) por debajo de la zona de 0.9900/9910 mientras continúa con su campaña de intervención cambiaria bilateral.

Libra esterlina: estabilizándose tras un animado diciembre

Tras un mes de diciembre muy animado, el par (euro/libra esterlina) parece estar asentándose en un rango de cotización por encima de 0,8800. La gran subida desde 0,86 hasta un máximo de 0,8875 se debió en gran medida a la divergencia entre la política del Banco Central Europeo y la del Banco de Inglaterra, donde la moderada subida del Banco de Inglaterra contrastó con la del Banco Central Europeo. Habíamos considerado que la zona de 0.88/0.89 era un nivel justo para el EUR/GBP hacia finales de año y en el primer trimestre de 2013, y el comportamiento de la libra esterlina este año probablemente de lo pronto que el Banco de Inglaterra pueda dejar de soportar su política monetaria y de lo rápido que pueden crecer las expectativas de un ciclo de relajación.

Somos un poco más bajistas en , donde pensamos que el ciclo de flexibilización de 200 pb de la Fed previsto para el verano de 2023 podría reducirse un poco. 1.1650 sería el objetivo del GBP/USD si los datos de EE.UU. (precios/salarios) sorprendieran al alza.

Europa del Este: La caída del precio del gas impulsa a la región hacia nuevas ganancias

En la agenda de hoy figura la reunión del Banco Nacional de Polonia. Esperamos que las tasas se mantengan sin cambios y que la retórica sea la misma que en la reunión de diciembre. Las nuevas previsiones no se publicarán hasta marzo, por lo que no hay mucho que discutir aquí. La rueda de prensa del gobernador tendrá lugar mañana a las 15:00 hora local. También mañana se publicará la inflación polaca de diciembre, como siempre la primera de la región. Se espera que la inflación vuelva a caer en tasa anual, pero creemos que no es el final de la historia y que las cifras de enero y febrero probablemente muestre un repunte. A continuación, el viernes, serán de interés los datos mensuales de la República Checa, que hasta ahora sugieren la recesión más profunda de la región. Esperamos que las cifras de la industria de noviembre vuelvan a situar el crecimiento interanual en terreno negativo.

En cuanto a las divisas, el mercado está volviendo lentamente a la normalidad tras la escasa liquidez navideña. Aunque a escala local las tasas de mercado siguen siendo muy volátiles, lo que se traduce en un mayor descenso de los diferenciales de tasas de interés frente al euro, las condiciones mundiales prevalecen y respaldan nuevas subidas en la región. Los niveles favorables del EUR/USD sin duda ayudan, pero la razón principal en nuestra opinión es la caída masiva de los precios del gas en las últimas dos semanas. Toda la región de Europa central y oriental ha recuperado su relación con los precios del gas, lo que está impulsando las divisas hacia nuevas ganancias.

La corona checa tocó los 24.050 ayer, el nivel más fuerte desde abril de 2011, liderando el repunte en la región. Del mismo modo, el forint húngaro también aprovechó las condiciones favorables globales y se fijó en el 400. Sin embargo, los precios del gas parecen haberse estabilizado, por lo que este factor no debería seguir apoyando a estas dos divisas en los próximos días. Por otra parte, el zloty polaco y el leu rumano, a pesar de una relación probablemente más débil con los precios del gas, se han quedado rezagados y aún podrían empeorar de ello en los próximos días.

***Descargo de responsabilidad: Esta publicación ha sido preparada por ING (AS:) únicamente con multas informativas, independientemente de los medios, la situación financiera o los objetivos de inversión de cada usuario. La información no constituye una recomendación de inversión, ni es un asesoramiento de inversión, legal o fiscal, ni una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas