Consejos para evitar atragantamientos en niños

Consejos para evitar atragantamientos en niños

El atragantamiento de un niño pequeño es un momento angustioso, muy temido por los padres y, por desgracia, muy habitual. Cuando los pequeños ingieren algún objeto pequeño o un alimento determinadoeste puede quedarse atascado en las vias respiratorias del menor, causando una obstruccion que da lugar a la asfixia.

Esta trae consigo episodios de dos, dificultad para respirar, palidez o enrojecimiento del rostro, ojos llorosos e incluso pérdida del conocimiento. Como consecuencia de la falta de oxígeno en los pulmones y el cerebro, la asfixia podría llegar a provocar un daño cerebral o el fallecimiento del niño. De hecho, la asfixia por atragantamiento es una causa importante de mortalidad infantil en menores de tres años.

¿Por qué se atragantan tanto los niños?

1

Sus vías respiratorias tienen un diámetro muy pequeño, por lo que es fácil que se obstruyan con determinados objetos o alimentos.

2

Sus dientes todavía no están completamente desarrollados y no mastican tan bien los alimentos.

3

Su curiosidad por descubrir el mundo les empuja a llevarse muchas cosas a la boca sin ser seguras para ellos.

Lee también

Cómo evitar atragantamientos en niños pequeños

En primer lugar, hay que agudizar los instintos protectores y alejar de su alcance todos aquellos objetos pequeños con los que puedan atragantarse, incluso los menos pensados. Pilas, botones, piezas pequeñas de juguetes, objetos de decoración pequeños, canicas, imanes de la nevera, monedas, imperdibles, tapas de bolígrafos o rotuladores, joyas, globos, accesorios para el pelo como gomas u horquillas…

Respecto a los juguetes, asegúrese de que solo tiene acceso a los que sean seguros en función de su edad. Sobre todo si tienes más niños en casa, vigila que no le den al más pequeño nada con lo que pueda atragantarse.

En cuanto a la comida, es importante que supervise al niño siempre que esté comiendo y que lo haga sentado y erguido. No le des de comer tumbado, ni mientras corre o juega. Si tampoco está hablando, gritando o llorando introduzca alimento en su boca.

También es fundamental trocear bien los alimentos y saber requisitos no son adecuados para su edad. Algunos de los alimentos con los que más se atragantan son las salchichas, las uvas, los frutos secos, las palomitas de maíz, el jamón y otros embutidos, gominolas, caramelos, cerezas, manzana, aceitunas, zanahoria cruda, pan, galletas, pescado (mucho cuidado con las espinas) y trozos de carne demasiado grandes (recuerda cortarla en pedazos pequeños y retirarles los nervios y huesos).

Finalmente, resulta aconsejable saber cómo actuar en caso de que el pequeño se atrague. Pide consejo a su pediatra a este respecto. También es de gran utilidad asistir a un curso de primeros auxilios para aprender a proceder correctamente ya tiempo cuando un pequeño sufre un atragantamiento, ya que no es lo mismo para adultos que para niños.

Lee también



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas