Los creadores de ‘La que se avecina’ no abandonan el chiste al mudarse a Netflix

Los creadores de ‘La que se avecina’ no abandonan el chiste al mudarse a Netflix

Existen títulos de series que ponen los pelos de punta. machos alfa es uno de ellos. Uno se pregunta si los hermanos Alberto y Laura Caballero, los hermanos detrás de comedias tan exitosas como Aqui no hay quien viva y La que se avecinabautizaron su nueva serie para Netflix con este título porque abordaron temas relacionados con la masculinidad o quizás también para provocar al público.

Era una forma de ponerlo a prueba, de atraerlo al contenido desde el rechazo prejuicioso del concepto que refleja o desde la complicidad reaccionaria del que echa de menos la reivindicación de la testosterona más básica frente a términos tan utilizados hoy en día como “nuevas masculinidades” , “cuidados” y “responsabilidad afectiva”.

La sorpresa es ver la naturalidad con la que los Caballero se adentran en un terreno tan minado y tan proclive al sobreanálisis, restándole seriedad y ofreciendo una comedia centrada en los chistes

“La abolición del patriarcado se acerca. En plena crisis de la masculinidad, cuatro amigos cuarentones están perdiendo su trono, privilegios e identidad. Años atrás habrían sido machos alfa al mando de sus relaciones, su trabajo y su vida… pero les ha tocado vivir en la era de la igualdad”, reza la sinopsis. Y, después de ver los primeros episodios, la sorpresa es ver la naturalidad con la que los hermanos Caballero se adentran en un terreno tan minado y tan proclive al sobreanálisis, restándole seriedad y ofreciendo una comedia centrada en los chistes.

Fernando Gil, por ejemplo, interpreta a un director de televisión primitivo que, cuando el canal decide sustituirlo por una mujer tras sus últimos fiascos, entra en cólera. Fele Martínez es un policía local contento con su vida que, de repente, descubre que tiene una mujer muy insatisfecha sexualmente. Raúl Tejón es un hombre que, mientras tiene una amante regular con quien se acuesta, se siente herido cuando su novia le pide abrir la relación. Y Gorka Otxoa es un padre soltero que echa de menos a la tirana de su ex, de actitud un tanto psicópata.

Pedro (Fernando Gil) pierde el trabajo y Daniela (María Hervás) toma las riendas reconvirtiéndose en 'influencer'.

Pedro (Fernando Gil) pierde el trabajo y Daniela (María Hervás) toma las riendas reconvirtiéndose en ‘influencer’.

MANUEL FIESTAS/NETFLIX

Enfrente de estos hombres, María Hervás como la mujer que intenta reinventarse como influencer tras el despido de su marido; Raquel Guerrero es la esposa que pide más pasión en el matrimonio, que haber tenido hijos no significa que no tenga unas necesidades; Kira Miró es una terapeuta desencantada con las relaciones tradicionales tras lidiar en tantos procesos de separación; y Paula Gallego es la hija que intenta emparejar a su padre a través de aplicaciones para que así olvide a su madre.

Es una obra que, mientras da la razón al feminismo, también se toma a guasa estos principios y sin necesidad de convertir el elenco masculino y el femenino entre el mal y el bien. Sólo hay que ver el personaje de Fele Martínez. ¿No es irónico que el empoderamiento de su mujer comporte exijale sexo? ¿Y no resulta interesante ver a Otxoa con probable estrés postraumático por un matrimonio con una mujer tóxica?

Demuestran un oficio y un amor absoluto por la comedia pura, sin importar si caen en los chistes de brocha gorda pero efectivos: aquí están las bromas relacionadas con un ‘plug’ anal, que son divertidísimas

Los Caballero demuestran, de hecho, un oficio y un amor absoluto por la comedia pura, sin importar si caen en los chistes de brocha gorda pero efectivos: aquí están las bromas relacionadas con un enchufe anal, que son divertidísimas. Y, en su mirada desvergonzada del tema, introdujo temas interesantes como la reconversión de una ama de casa en influencer como método reactivo a la posible pérdida del hogar (o sea, que lo influencer se retrata como ridículo y positivo a la vez) o la paradoja de la vieja escuela de no entender las relaciones abiertas mientras, a escondidas, considerando conveniente tener relaciones sexuales paralelas con terceros.

Es una alegría ver que los Caballero, a la hora de introducirse en el mundo del streaming, no cometen algunos de los errores habituales de los creadores: tomarse demasiado en serio, rebajar la comedia para principios introducir dramáticos como si se produzcan sinónimos de calidad, o descontrolar la duración de los episodios.

Luz (Kira Miró) propone abrir la relación, cansada de ver que la fórmula tradicional tiene un porcentaje de fracasos tan alto (y que ella quiere tenerlo todo).

Luz (Kira Miró) propone abrir la relación, cansada de ver que la fórmula tradicional tiene un porcentaje de fracasos tan alto (y que ella quiere tenerlo todo).

MANUEL FIESTAS/NETFLIX

De hecho, lo aprovechan a su favor. Después de vivir en la dictadura del abierto que les obligaba a escribir episodios de comedia de alrededor de una hora, se permiten el capricho de escribir entregas de menos de 40 minutos, lo que maximiza el ritmo y la diversión sin llegar al cansancio. Y, como no caen en los histrionismos de La que se avecinaaportan con machos alfa una comedia que cumple su propósito: que el público se ría de los tiempos en los que vivimos.

Puede ofrecer conceptos un tanto masticados a la audiencia, consciente que un sector de su público son machos alfa y familiares, pero como mínimo estos no tendrán que sentirse aleccionados, ya que el chiste siempre está por encima de todo y el guion, que asume lo patético de los personajes, también les muestra cierta empatía.



Source link

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas