la receta de los expertos para evitar atragantamientos durante las Campanadas

la receta de los expertos para evitar atragantamientos durante las Campanadas

Según la tradición, comer las doce uvas justo al final del día 31 de diciembre es sinónimo de buena suerte. Esta costumbre de comer una uva con cada campanadatan arraigada en España, se ha extendido a otros países latinoamericanos como Venezuela, Argentina, México o Perú.

Sin embargo, tomar tan rápido un alimento tan complicado como es la uva puede suponer un riesgo de atragantamiento. En concreto, para las personas que padecen problemas de deglución o disfagia, y niños y ancianos.

Por ello, desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) defienden «la idea de aumentar a cinco segundos (actualmente suenan cada tres segundos) el tiempo entre campanadas de Fin de Año para disminuir el riesgo de atragantamiento por aspiración».

Una propuesta con la que, además, «quedaría redondo el primer minuto de año con 12 campanadas y cinco segundos por campanada».

Archivo – Fuegos artificiales celebran la llegada del año 2022 en las Campanadas de Nochevieja, en la Puerta del Sol, a 31 de diciembre de 2021, en Madrid, (España). El Ayuntamiento de Madrid ha reducido a 7.000 personas el aforo en la Puerta del Sol para Jesús Hellín – Europa Press – Archivo


  • Según explican los expertos, comer uvas supone la tercera causa de asfixia en menores de cinco años, por detrás de las salchichas y los caramelos.

Las razones que explican estos datos son la composición “especial” de esta fruta: blanda, con una piel suave y flexible. Es un peligro porque, además, los pequeños no tienen todos los dientes para masticar adecuadamente.

Tercera causa de muerte no natural

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), cada año mueren en España más de 2.000 personas por atragantamiento. Se sitúa como la tercera causa de muerte dentro de las no naturales.

Lo más preocupante es que la mayoría de las personas que fallecen son mayores de 65 años, lo que convierte a este grupo en uno de los más vulnerables, junto a los menores de 5 años.

Los especialistas de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello señalan que «debemos tener en cuenta que los mas pequeños no tienen todos los dientes para masticar Adecuadamente, su reflejo de deglución está poco desarrollado, y se distraen con facilidad».

Las uvas, listas para Nochevieja, aunque con una calidad sirena por el calor morell


¿Cómo reducir el riesgo de atragantamiento?

La fórmula más sencilla para evitar el riesgo de atragantamiento durante una de las noches más especiales del año es evitar su consumo entre los niños menores de 5 años.

No obstante, hay una serie de medidas que se pueden a cabo para reducir al máximo posible la posibilidad de un accidente potencialmente mortal.

  • Quitar la piel y las pepitas de las uvas.

  • Corta las uvas en varios trozos (por la mitad o en cuatro trocitos).

Tampoco hay que destacar que se opte por otro tipo de alimentos. Pero nunca frutos secosque son otro de los productos que más casos de asfixia provocan, sobre todo en menores de dos años, ya que no son capaces de masticarlos.

No obstante, esto no quita que pueda ocurrir un accidente en personas de cualquier edad. De ahí que sea importante conocer los síntomas que producen un atragantamiento y la manera en que debemos actuar, porque el tiempo juega en nuestra contra:

  • Si la asfixia dura de 4 a 6 minutos, el daño cerebral es muy probable.
  • Entre el 6 y el 10el daño cerebral es seguro.
  • A partir del minuto 10 se produce la muerte cerebral y el fallecimiento

Maniobra de Heimlich: una técnica fácil que salva vidas

Se debe actuar rápido y de forma correcta. Lo primero y más urgente: llamar al 112. Una vez que han sido alertados los sanitarios se debe intervenir mientras se espera a la ambulancia.

Si el atragantamiento persiste, el niño perderá el conocimiento y se deberá realizar la maniobra RCP Freepik


“Antes de nada, la persona que se está atragantando tiene que toser. Hay que intentar que el cuerpo expulse lo que obstruye la respiración. En caso de que el paciente no pueda empezar la reanimación”, explica el doctor juan antonio rodilmédico del Servicio de Atención Médica Urgente.

En cambio, si el paciente no puede toser, se debe realizar la maniobra de heimlich.

  • “Se coge a la persona por las axilas, situamos un puño por encima del ombligo y ponemos la otra mano encima, haciendo presión para dentro y hacia arriba hasta que salga el objeto que obstruye las vías respiratorias”, subraya el facultativo.

Es una maniobra que todos deberíamos conocer porque, además, “no es nada complicado”. Y “hay que perder el miedo a hacer cualquier maniobra ya que lo mejor es actuar antes de que lleguen los médicos”.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

¿Hay que lavar siempre la lechuga?

A pesar de que en muchos establecimientos podemos comprar productos envasados ​​y que en la información indique que ya está lavado, el consumidor final no