su rol protector frente al cancer y como adaptarla a la mesa argentina

su rol protector frente al cancer y como adaptarla a la mesa argentina

Cada vez es más fuerte la evidencia que indica que el estilo de vida puede marcar la diferencia frente al cáncer.

Si bien hay muchos casos en los que su desarrollo es favorecido por factores no modificables, se sabe que hasta la mitad de los casos pueden prevenirse a través de la adherencia a hábitos saludables que, en otros casos (en los que existe predisposición genética, por ejemplo) pueden reducir el riesgo de enfermar.

La alimentación es uno de los hábitos que puede jugar un rol clave, no solo en la prevención del cáncer, sino también durante el tratamiento. Y, en ambas instancias, excesivamente en la colección de múltiples estudios, especialistas destacan los aportes de la dieta mediterranea.

Una revisión bibliográfica -basada en PubMed, una base de datos, de acceso libre y especializada en ciencias de la salud- de los estudios publicados entre los años 1990 y 2021 concluyó que «existe evidencia suficiente» sobre el papel protector de la dieta mediterránea, considerado como un estilo de vida, en la prevención del desarrollo de cáncer.

«Como estilo de vida, incluye unos hábitos dietéticos y unas costumbres sociales muy favorables; además, va ligada a la realización de actividad física frecuentes Todo esto, mantenido en el tiempo, tiene una influencia positiva sobre la prevención del desarrollo de tumores», subrayan los autores e la revisión, Ovidio Hernando-Requejo y Hortensia García de Quinto, de los hospitales universitarios Puerta del Sol y Ramón y Cajal, respectivamente, ambos de Madrid, España.

«El efecto protector es mediado por la presencia de multiples antioxidantes y antiinflamatorios ligados a los productos de consumo frecuente en esta dieta; además, como estilo de vida, la dieta mediterránea representa una forma de prevenir el sobrepeso y la obesidadque son también causantes directos del desarrollo de neoplasias», destacan en el artículo publicado en la revista Nutrición Hospitalaria.

Algunos de los tumores en los que se la adhesión a la dieta mediterránea se asocian con disminución del riesgo de desarrollarlo son cáncer de colonde mamáde próstata y gástrico, entre otros.

prevencion y tratamiento

Por fuera de los factores genéticos que pueden favorecer distintos tipos de cáncer, un gran número de casos son atribuibles a la obesidad (vinculada a la mala alimentación y el sedentarismo), tabaquismo, infecciones, exposición a la radiación ultravioleta (UV) y consumo de alcohol.

A raíz de eso, una de las principales recomendaciones para la prevención que da el Instituto Nacional del Cáncer (INC) -que depende del Ministerio de Salud- es adoptar una alimentación saludable.

Esa alimentación, según el INC, debería basarse tanto en el consumo diario de frutas y verduras (al menos cinco porciones por día) y de legumbres, cereales integrales y frutos secos, como en la reducción del consumo de fiambres, embutidos, manteca, leche entera y de productos de pastelería, snacks y golosinas.

Y esos son, precisamente, los pilares sobre los que se asienta la dieta mediterránea.

Dieta mediterránea, una aliada de la salud

Se trata de un patrón alimentario reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad y promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por sus beneficios para la salud del corazon y el cerebrola prevención y control de la diabetes y por su rol protector frente a algunos tipos de cáncer, entre otros aportes.

«Es una de las dietas más recomendadas por los especialistas ya que, según numerosos estudios, es una de las mejores para reducir el riesgo de cáncer, por su equilibrio«, dice al respecto el profesor Salvador Franco, docente de Ciencias Biológicas y responsable de los foros de nutrición en Cáncer con Cuidadosde Fundación SALES.

Pero sus beneficios no se limitan a la prevención, sino también cuando ya hay diagnóstico de enfermedad.

«Un estado nutricional adecuado es basico para poder hacer frente a la enfermedad ya los diferentes tratamientos, asi que es muy importante no seguir ningun tipo de dieta alternativa que no haya sido prescripta por un dietista-nutricionista o por el equipo de oncólogos que conoce el caso de cada paciente», destaca una guía elaborada con la colaboración del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

«Actualmente -continúa esa guía-, seguir una alimentación saludable y equilibrada basado en el patron de dieta mediterraneasería lo aconsejado durante el tratamiento del cáncer.»

Aceite de oliva, componente fundamental de la dieta mediterránea.  Foto Shutterstock.


Aceite de oliva, componente fundamental de la dieta mediterránea. Foto Shutterstock.

componentes de la dieta mediterranea

Las principales características de la dieta mediterránea se podrían resumir en:

✓Su fuente principal de calorías son los cereales no refinados y las legumbres.

✓Contempla un alto consumo de frutas y verduras de estación.

✓ El aceite de oliva juega un papel fundamental.

✓Consumos moderadores de proteina de origen animalprocedente de aves, huevos y quesos.

bajo consumo de carnes rojas.

✓Las principales fuentes de alimentos en los postres son la fruta y los frutos secos.

✓ Si bien no es obligatorio, contempla el consumo de hasta una copa al dia de vino tinto para las mujeres y hasta dos en los hombres. No obstante, cada vez hay mayor evidencia de que no hay umbral seguro para la ingesta de alcohol.

Cereales, sobre todo integrales, y pescado, base de la alimentacion mediterranea.  Foto Shutterstock.


Cereales, sobre todo integrales, y pescado, base de la alimentacion mediterranea. Foto Shutterstock.

Dieta mediterránea «a la Argentina»

Pero, ¿se puede seguir una dieta estilo mediterránea en Argentina?

​En su paso por Buenos Aires, en 2018, el investigador Daniele Del Rio, director de la Escuela de Estudios Superiores de Nutrición y Alimentación de la Universidad de Parma (Italia) dijo que las posibilidades de adherir a nivel local eran «muchísimas».

«Los cereales que se producen acá funcionan perfectamente. Lo mismo vale para la fruta y la verdura», señaló en diálogo con Clarín. Lee la nota completa aca.

«En este grupo estaría incluido la paltaque aporta gran cantidad de Omega 3un ácido graso con probados beneficios para la salud en general», sostiene Franco, de Fundación Sales, que realizó una «adaptación» de la dieta mediterránea a las posibilidades y costumbres locales.

«También se recomiendan los frutos secos como la nuez, de amplia difusión en nuestro país. También la chía y la quínoa, que se cultivan en el norte y centro de la Argentina», dice.

Muy accesibles son tambien alimentos ricos en proteinas como las legumbres, que pueden ser lentejas, garbanzos, porotos.

Y dentro de las proteínas, otras de las favoritas de la dieta mediterránea son las aportadas por el pescado, que se aconseja consumir al menos dos veces por semana.

«Hay dos tipos, los llamados pescado azul, que son aquellos que tienen un índice superior al 6% de grasa. Algunos ejemplos son el salmón, el atún, la caballa o la trucha, esta última de amplia difusión en la Patagonia», precisa .

Entre los de río, menciona a los «clásicos» del litoral argentino como el dorado, la boga o el pacu.

«El pescado blanco, que posee solo un 2% de grasa, incluye a la merluza, corvina y lenguadocon presencia en la costa atlántica de Buenos Aires, entre otros.»

Otro de los alimentos importantes en esta dieta son los cereales integrales, que pueden estar incorporados en el pan, harina o la pastaya que aportan gran cantidad de fibra.

En forma semanal es recomendable la ingesta de pollo, huevos, yogur y quesos blandos que son menos grasos en comparacion con los quesos duros y contienen menor sodio.

En la dieta mediterránea, las carnes rojas -insignia de la alimentación tradicional argentina- y los dulces no ocuparon un rol protagónico: su consumo es solo ocasional.

Otra de las recomendaciones es reducir el consumo de sal, utilizar aceite de oliva para cocinar y condimentar y, sobre todo, evitar el consumo de alimentos procesados.

Adoptar estos hábitos alimentarios permitirá «recibir los nutrientes necesarios en la proporción y cantidad adecuada​: asegura un buen aporte de fibra y antioxidantes, y reduce el de grasas saturadas y compuestos potencialmente cancerígenos”, afirma Franco.

Además, «favorece que el organismo funcione correctamente y la persona pueda llevar a cabo una actividad fisica en función de la edad y el trabajo que desarrollar. También permite mantener un peso estable y prevenir enfermedades cardiovasculares, especialmente de infarto de miocardio”, concluye.

***

¿Querés saber más sobre dieta mediterránea?

Estos articulos pueden interesarte:

➪Dieta mediterránea: por qué nos cuesta incorporarla y 5 consejos para hacerlo

➪Mejor rendimiento cognitivo y menos mortalidad: asi es la dieta ideal para los adultos mayores

➪Estas son las mejores dietas para 2022

➪La mejor dieta para el corazón, alcohol sí o no, síntomas de infarto y más: 8 preguntas frecuentes al cardiólogo

➪»Dieta mediterránea verde»: en qué se diferencia de la tradicional y como enriquecer la microbiota

***

➪ ¿Tenés alguna duda sobre salud y bienestar que te gustaría que abordemos en notas de la sección? Entra al Centro de Ayuda de Clarín haciendo haga clic en acaingresa a Mensaje a la redaccion y luego a Preguntas a Buena Vida. Escribinos tu consulta y envia. ¡Listo!

Mirá también

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas

La intimidad no debería doler

El coito no debe doler. Siempre me sorprende la cantidad de pacientes míos que han sufrido algún tipo de dolor durante años durante las relaciones