¿Solo nos falta el pelo o es posible que nos falte algo más?

¿Solo nos falta el pelo o es posible que nos falte algo más?

Casi el 40% de los varones nos quedamos más o menos calvos antes de los 35 años. Y las cosas empeoran con la edad. A muchos les preocupa.

A tenor de lo que se recoge en la Biblia burlarse de ellos viene de antiguo: “De Jericó, Eliseo se dirigió a Betel. Iba subiendo por el camino cuando unos muchachos salieron de la ciudad y empezaron a burlarse de él. ¡Sube, viejo calvo! —le gritaban—. ¡Sube, viejo calvo! (Reyes 2:23).

Los calvos lo tenían peor en la época de los Visigodos, ya que la calvicie era un deshonor y la caída del pelo llevaba aparejada una pérdida de estatus.

Por eso uno de sus peores castigos era dejar monda y lironda la cabeza del condenado, bien mediante afeitado, bien mediante el método más radical de arrancarle, a lo bruto, todo el pelo.

Teorías sobre el origen de la calvicie

Como es natural, a lo largo de la historia se desarrollan teorías muy diferentes sobre el origen de la calvicie:

  • Los romanos creían que uno se quedaba calvo por tener que usar mucho tiempo el casco cuando era soldado.

  • En la Edad Media se pensaba que los hombres quedarían calvos porque les daba el sol sin usar sombrero.

  • Hoy en dia muchos creen que usar gorra favorece la calvicie.

Algunas explicaciones son mucho más útiles.

Para los Fang que habitan en el área del Golfo de Guinea, la calvicie se origina cuando un murciélago deja caer desde el aire sus orines sobre la cabeza de un ser humano.

Y aunque un solo caso no hace teoría, a su favor pueden argumentar que el mejor experto mundial en murciélagos guineanos está calvo como una bombilla.

calva 75 relájate jane


¿Vendedor de crecepelo o negocio millonario?

Nuestra civilización ha producido tantos falsos mejunjes contra la calvicie que los vendedores de crecepelo se han convertido en arquetipos de charlatanes engañabobos.

Pero la realidad es que hoy en día los tratamientos contra la calvicie se han convertido en un negocio millonario.

Con todo, lo cierto es que al comprobar el parecido entre parientes resulta fácil darse cuenta de la ligazón entre calvicie y parentesco.

Por ejemplo, en mi linaje familiar los varones lucimos testas despejadas desde la primera juventud (incluso uno de mis abuelos aseguraba que también su padre y su abuelo eran mondos y lirondos).

Por el contrario, los varones de la familia de mi mujer conservan magníficas cabelleras hasta la sepultura.

¿Quién tiene la culpa de mi calvicie?

Sobre la más o menos dura realidad de quedarse calvo, pueden hacerse las interpretaciones más peregrinas.

Y así un interesante documento medieval de una próspera ciudad sostiene que la culpa de que un varón sea calvo la tienen los tíos de su madre (esto es sus tío-abuelos maternos).

Observaciones más detalladas pronto llevaron a pensar que en la calvicie había mucha ligazón entre madre e hijos.

Los hijos de madres cuyos padres y hermanos eran calvos tenían mayor probabilidad de ser a su vez despejados. No es rigurosamente cierto, pero si tiene cierta parte de razón.

Existen múltiples causas que ayudan a la aparición de la calvicie, desde una dieta cuidadora de nutrientes esenciales, a infecciones, pasando por problemas de tiroides o estrés. Ciertos tratamientos como la quimioterapia también pueden provocarla.

Factores geneticos y hormonales

Sin embargo la calvicie común, que afecta sobre todo a los varones (llamada técnicamente alopecia androgénica) es la más frecuente, con alrededor del 95% de los casos. Y se debe a una mezcla de factores genéticos y hormonales.

Los andrógenos (hormonas masculinas) actúan sobre los folículos pilosos haciendo que cada vez sean más pequeños, hasta que finalmente terminan ocasionando la atrofia completa del folículo.

Pero las cosas son más complejas.

Hay gente con niveles elevados de andrógenos cuyos folículos pilosos no se ven afectados. Porque se necesita una predisposición genética para ello. Es el componente hereditario.

200 genes pueden influir sobre la calvicie

La base genética de la calvicie es compleja. Podríamos decir que se trata de una herencia poligénica.

Hoy en día sabemos que hay más de 200 genes que pueden influir sobre la calvicie.

No es que haya 200 genes cuya función es decidir si uno será o no calvo.

Se trata de genes que ejercen funciones muy complejas sobre los folículos, el cuero cabelludo, los capilares, los niveles hormonales, etc., pero que sumadas van a tener efecto sobre la calvicie.

CALVÁ 42 Caique Nacimiento


¿Por qué afecta menos a las mujeres?

Buena parte de estos genes se encuentran situados en el cromosoma X.

Las mujeres tienen 2 cromosomas X y por tanto poseen una doble copia de los genes que están en ese cromosoma.

Si uno de ellos tiene una mutación que impide su buena función, la otra copia puede estar bien y resolver el problema.

Pero los varones solo tenemos un cromosoma X y un cromosoma Y.

Como hay casi 1.000 genes en un cromosoma X humano, pero solo 55 genes en un cromosoma Y, los varones solo tenemos una copia de los genes que están en nuestro cromosoma X.

Si uno de ellos está mal, entonces sufrimos las consecuencias, pues al contrario que las mujeres no tenemos copia de seguridad.

Por eso hay muchos mas hombres calvos que mujeres.

Para ser calvas las mujeres tienen que tener a la vez dos copias de sus genes que producen calvicie. Pero a los varones nos llega con tener una sola en nuestro único cromosoma X.

CALVA 20 Maniquí


Una “limitación” que no afecta solo al pelo

Puede que la calvicie nos preocupe. Pero el problema de solo tener una copia de nuestros genes del cromosoma X no se limita a la calvicie.

Por ejemplo el daltonismo es mucho más frecuente en varones por la misma causa.

Tampoco es que el daltonismo sea especialmente grave. Pero lo malo es que hay una larga lista de enfermedades hereditarias producidas por genes situados en el cromosoma X que lógicamente desaparece a los hombres mucho más que a las mujeres.

  • Una de ellas es la hemofiliaque tanto padecieron las casas reales.

La célebre reina Victoria tenía un defecto en un gen de su cromosoma X. Pero el gen de su otro cromosoma estaba perfecto y ella no tuvo nunca el menor problema de coagulación sanguínea. Sin embargo, le pasó el cromosoma “malo” a su hijo Leopoldo, que como solo tenía esa copia, sí fue hemofílico.

La hemofilia también se cebó en los varones de los borbones españoles. Victoria Eugenia de Battenberg, casada con Alfonso XIII, llevaba el gen de la hemofilia en uno de sus cromosomas X (que por cierto había heredado de su abuela la reina Victoria). Sus hijos Alfonso de Borbón y Gonzalo de Borbón se quedaron con el cromosoma malo heredando la hemofilia.

  • La distrofia muscular de Duchenne también sigue este patrón hereditario.

La produce un gen de la distrofia defectos situado en el cromosoma X. En los varones que lo tienen se produce un debilitamiento progresivo de los músculos desde el primer año de vida.

El hecho de tener una sola copia del cromosoma X hace que los varones padezcamos enfermedades terribles como:

  • El Síndrome de Lesch-Nyhandebido a una deficiencia en el gen de la hipoxantina guanina fosforribosil transferasa (situado en el cromosoma X) y que produce deficiencia mental, espasticidad y comportamientos de automutilación.

Hay una larga lista de terribles enfermedades que por estar producidas por genes defectuosos situados en el cromosoma X las padecemos los hombres, como son:

  • La enfermedad de Hunterque producen retraso mental y deformaciones

  • La adrenoleucodistrofiaque produce un desorden neurologico degenerativo

  • El Síndrome de Menkes que lleva a la muerte de niños chicos por problemas en el metabolismo del cobre.

Nos falta una copia de seguridad que si tienen las mujeres

Esto debería contribuir a que situemos las cosas en su justa mediada: Somos hombres y en cuanto a los casi 1.000 genes del cromosoma X nos falta la copia de seguridad.

Por eso vivimos menos que las mujeres y padecemos muchas enfermedades graves que ellas desconocen.

Si en la lotería genética hemos tenido la inmensa suerte de que solo nos tocase ser calvos debemos estar agradecidos. Pudo haber sido mucho peor.

En todo caso mi abuelo (que desde joven era calvo como una bombilla) decía animosamente:

– “¿A que nunca has visto un burro calvo?”

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

¿Hay que lavar siempre la lechuga?

A pesar de que en muchos establecimientos podemos comprar productos envasados ​​y que en la información indique que ya está lavado, el consumidor final no