Sastrería renovada y terapia de color: la modelo Leomie Anderson conoce los esenciales más sexys de la temporada (y cómo combinarlos) | Moda

Sastrería renovada y terapia de color: la modelo Leomie Anderson conoce los esenciales más sexys de la temporada (y cómo combinarlos) | Moda

A leomie anderson la confianza comiendo en un McDonald’s a la salida del colegio, tan ajena a lo que sería su carrera meteórica, que lo único que se le pasó por la cabeza cuando se le acercó ese cazatalentos fue: «¿Quién es este pervertido?». «Cuando me di cuenta de que iba en serio, le di una oportunidad al modelaje. No conocer mi potencial me ha mantenido con los pies en la tierra», confesaba la top model británica a El guardián, en uno de sus habituales alarmas de carisma. Porque si hay algo que resulta aún más hipnótico que su físico, es su personalidad sin filtros; un torrente de actitud y seguridad que resulta aun mas evidente en Colección Now: usado por Leomie Anderson AW 22la propuesta más sexy y atrevida de Lefties para este otoño-invierno.

Habitual de las pasarelas desde su debut en 2010 –Marc Jacobs le dio su primera oportunidad y no es necesario decir que la ha sabido aprovechar, llegando a lo más alto de la industria y al cielo de Victoria’s Secret–, luna alianza de Lefties con la modelo britanica no podria ser mas natural: Anderson encarna tanto el estilo como los valores que defiende Lefties en cada colaboración. No es solo una cara bonita, de hecho, uno de sus sueños era ser imagen de una marca de belleza para visibilizar a las mujeres negras, a menudo ignoradas.

La firma destaca precisamente el activismo y el compromiso de la modelo, al frente de iniciativas como la plataforma LAPP (Leomie Anderson el Proyecto el Propósito), una comunidad en línea para que las mujeres puedan intercambiar experiencias y compartir las problemáticas que enfrentan en su vida diaria con total seguridad. El mismo espíritu que trasladan a esta colección, con una reinterpretación de la sastrería masculina y los vestidos elevados de fiesta, para configurar nuestro uniforme de poder. Al fin y al cabo, lo único que le pedimos a una prenda es que se adapte a todas nuestras facetas.

Dividida en dos bloques, sastrería y color, Lefties desgrana las prendas claves de temporada, buscando el equilibrio exacto de elegancia y sensualidad, perfecto para ir a bailar como para trabajar. De este modo, la propuesta sastrería juega con los códigos del universo de los negocios y las finanzas: explorando la comodidad del uniforme de oficina, con americanas y pantalones fluidos; pero también la erótica innata del traje –tan poco explotada–, a partir de una interesante propuesta de pantalones de tiro bajo y chalecos sastre que se acortan o se acercan a los corsés. Por otro lado, el segundo bloque reivindica la colorterapia frente a la paleta neutral y aburrida en la que nos sumimos cuando llega el frío: colores vivos como el azul, lila o morado; estampados florales y tejidos satinados tiñen de alegría y hedonismo los esenciales de la temporada.

La responsabilidad laboral y el derecho a la fiesta: son las dos dimensiones que la moda lleva temporadas tratando de diluir, y que Lefties derriba en esta Colección Now: usado por Leomie Anderson AW 22, entremezclándolas sin complejos en un armario 24/7. Porque un sugerente vestido lencero no tiene toque de queda si lo llevamos con una americana cruzada, y un traje de raya diplomático combina mejor con unas atrevidas sandalias de plataforma y un después del trabajo. Leomie Anderson y Lefties nos enseñan cómo.

El perfecto ‘tres piezas’ de entretiempo

«Una mente para los negocios, un cuerpo para el delito», decía Tess McGill (también conocido como Melanie Griffith) es armas de mujer, la película que expuso las dificultades de la mujer en el entorno laboral y nos dio las claves estilísticas para romper el techo de cristal. Porque esa es la máxima que cumple el traje de tres piezas que nos propone Lefties esta temporada y que tanto triunfa en Instagram: una blazer de cuello esmoquín, para explotar su vertiginoso escote cuando llegue la hora de apagar el ordenador; unos pantalones de pernera ancha y corte bajo, para presumir de ombligo; y un chaleco sastre, a modo top corto, para completar el perfecto mirada total de entretiempo. Lo podemos combinar con sandalias, como Anderson, o con unas deportivas de gusto retro, porque todo le sienta bien.

Un abrigo ‘motomami’

Ha sido uno de los protagonistas de la pasarela y, por su versatilidad, lo será también de la calle este otoño. De las gabardinas de Saint Laurent, los minivestidos de Chloé o los mirada total de Max Mara, el tejido de efecto cuero tiene la capacidad de reinventar cualquier prenda. La novedad este otoño es que se despoja de la oscuridad del negro para abrirse a todo tipo de colores, como este abrigo lila que viste Anderson, con una estilizada silueta de aires sesenta y un amoroso cuello de peluche, directo a la categoría de obsesión.

El eterno vestido lencero

La magia del vestido lencero está en su versatilidad velada: es nuestra prenda comodín ante un paralizador noséqueponerme y la que te convierte, instantáneamente, en la más radiante de la fiesta. Con un corte midi de evocacion noventera y escote fluido, Lefties eleva su carácter versátil con un fruncido lateral regulable que no permite ajustarlo a cada silueta. La suntuosidad del satén y un intenso azul del Océano Pacífico lo tiñen de tendencia. Añádele unos botines y un minibolso en el tono de la temporada ya brillar.

Una minifalda ‘preppy’

Con el final del verano y la vuelta a la rutina, resulta imposible no sentir cierta nostalgia de esos años de clases, bibliotecas y extraescolares. Un sentimiento que ha contagiado también el mundo de la moda, con múltiples reinterpretaciones del uniforme escolar. El estilo pijo es tendencia, si es que alguna vez ha dejado de serlo, y nos ha devuelto la mítica falda de tablas a la que tratábamos de robarle centímetros siempre que usara la oportunidad. Esta de Lefties conjuga el ADN colegial con los códigos de la sastrería, en una reinvención de los míticos trajes de despistado, para encarar con actitud la vuelta a la oficina. Porque a veces necesitamos un poquito de ese idealismo juvenil.

Nuevos básicos

El corsé ha logrado despojarse de su mala fama y su pasado opresivo para convertirse en un símbolo de empoderamiento femenino. La prenda que conecta el armario de Maria Antonieta con el de Bella Hadid y Kylie Jenner (sus mejores embajadoras) se ha ganado un hueco en nuestro fondo de armario en calidad de esencial. Reformulados con todo tipo de tejidos y diseños que van de su tradicional estructura de ballenas victoriana hasta coquetear con la lencería fijar; el diseño de Lefties, en negro satén y tirantes regulables, es perfecto para iniciadas.

Un deportivo de dos piezas

Hay muchas formas de acercarse a la tendencia colega: desde la sastrería de tartán, las prendas de punto y los eternos mocasines que componen el impecable armario de las universitarias de la Ivy League; o desde las prendas deportivas que tomarían prestadas las estrellas urbanas de los noventa. Ese es el otro camino que nos abre Lefties, con unos atrevidos twin-sets de minifaldas y bombers demasiado grande que harían las delicias de grupos como TLC. Se llevan en clave monocromática y unas sandalias contundentes.

El infalible ‘LBD’

Dicen que una mujer nunca va demasiado elegante ni demasiado informal con un vestido negro. El LBDel famoso pequeño vestido negro, es un imprescindible del armario femenino, eso lo sabemos bien, pero dar con el correcto no es tarea sencilla. Decía Miucca Prada que diseña uno implica «tratar de expresar en un objeto simple y banal la gran complejidad de las mujeres, de la estética y del presente». A la complejidad, Lefties responde con un diseño satinado, de líneas minimalistas y escote lencero, que se sienta bien a todo tipo de cuerpos y circunstancias.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas