Serrano triunfa ante el Talavante más sombrío | Cultura

Serrano triunfa ante el Talavante más sombrío | Cultura

Mientras Sergio Serrano se marchaba feliz a hombros de sus paisanos por la puerta grande, en el sentido contrario, una sombra vestida de catafalco y oro abandonaba la plaza, cabizbajo y entre pitos. Era de esa sombra alejandro talavante. En su regreso a Albacete, el extremeño volvió a evidenciar que aún no ha vuelto de su retirada. Talavante no está, pero sí se le espera.

Su actuación fue más propia de un torero en retirada, que de otro que ha vuelto tras varios años fuera de los ruedos. Tan fácil como apático, dejó escapar a un nobilísimo segundo toro que mereció mucho más.

El de Jandilla, al que únicamente le dieron un picotazo en el caballo, llegó al último tercio con la movilidad justa para seguir la muleta siempre fija y obediente. Pero Talavante estaba en otra cosa. Salvo un bellísimo abrochado natural a la cadera, anduvo muy despegado en una faena que nunca se rompió.

Lejos de redimirse, frente al quinto estuvo aún peor. Visiblemente incómodo, no se puso ni una vez en el sitio ante un mansito y noble astado, que se movió con la cara suelta. Por si fuera poco, después, se puso a pinchar en los blandos…

Así pues, con la figura de turno fuera de juego, la tarde fue de Sergio Serrano. Arropado en todo momento por el público, el albaceteño hizo una actuación de entrega total. Con una larga rodillas recibió su primero; y también de rodillas, esta vez frente a la puerta de chiqueros, al sexto. Además, anduvo variado con el capote y puso todo lo que le faltó a su lote.

Un toro sumiso fue el que hizo tercero; así que, Serrano, acostumbrado a batallar con las ganaderías más duras y exigentes, pudo relajarse y acabó pegándose un arrimón ante el bendito. Antes, dejó muletazos largos y templados por ambas manos, aunque casi siempre se lograron al hilo del pitón.

El último, que acabó cantando la gallina, se afligió pronto y empezó a defenderse. Lejos de arrugarse, Serrano se mantuvo firme en un trasteo más pasional que lucido. La estocada, desprendida, pero no tan baja como la que cobró en su primer turno, fue mortal y le abrió de par en par la puerta grande.

De telonero actuó diego ventura, el rejoneador elegido para encabezar este engendro de la corrida mixta. Y sin estar mal, tampoco fue su mejor tarde.

Poco dijo con el noble primero, justo de casta y transmisión, pero que tuvo cierta movilidad; ya mejor nivel se mostró con el muy cuarto cuarto, frente al que tuvo que tirar de recursos. Lo mejor fueron las banderillas que clavó en dos arriesgados quiebros en los que se dejaron llegar al toro al mismo estribo.

Por cierto, el reglamento taurino permite que los toros lidiados en los espectáculos de rejoneo sean despuntados para proteger a los caballos. Pero una cosa es que los despunten y otra que les quiten medio pitón. Había que ver esas astas mutiladas hasta la cepa de los dos ejemplares de Los Espartales. Qué vergüenza.

Los Espartales-Jandilla/Ventura, Talavante, Serrano

Dos toros (1º y 4º) de Los Espartales para rejoneo, excesivamente afeitados, nobles y muy justos de casta; y cuatro de Jandilla para la lidia a pie, bien presentados, mansos, nobles, sosos y descastados.

diego ventura: pinchazo hondo, rejonazo corto trasero y caído, y dos descabellos (silencio); rejonazo ligeramente trasero y caído (oreja con petición de la segunda).

alejandro talavante: pinchazo y estocada corta atravesada -aviso- (silencio); cuatro pinchazos y pinchazo hondo caido y atravesado (pititos).

sergio serrano: estocada trasera y baja (oreja con petición de la segunda); estocada desprendida (oreja).

plaza de toros de albacete. 16 de septiembre. Novena de abono de la Feria de la Virgen de los Llanos. Tres cuartos de entrada.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Fuente

¿Te gustó el artículo? Compartelo

Publicaciones Relacionadas