cruda analisis de los rebusques en el pais por la suba de precios

cruda analisis de los rebusques en el pais por la suba de precios

Lo que para cualquier argentino es comunpara quienes viven en otros países es algo increíble de creer: la rutina de ir al supermercado después de cobrar y comprar productos o comida en grandes cantidades para ahorrares calificada por el Wall Street Journal como una de las sorprendentes tacticas y rebusques que se usa en argentina para ganarle a la inflacion

«Acumula papel higienico», fue como lo sintetizaron en un artículo publicado este lunes, en el que analizaron el día a día de quienes viven en un país con los precios en constante alza.

Los testimonios dejan una radiografía desgarradora de los cambios en el consumo: hay quienes revelan que compraron frutas para congelar. Y quienes, al margen de toda promesa gubernamental, dan por tierra el sueño del asado y sacan del menú la afamada carne argentino

Ya desde el titulo la nota del diario de finanzas de Estados Unidos marca el panorama, con una comparación que pretende apaciguar las preocupaciones de sus lectores locales: «¿Te deprime la inflación? Al menos no estás en Argentina«, casi consuelan.

The Wall Street Journal remarca como "sorprendentes" las estrategias de los argentinos para ganarle a la inflacion.  Foto Germán García Adrasti

The Wall Street Jounal remarca como «sorprendentes» las estrategias de los argentinos para ganarle a la inflación. Foto Germán García Adrasti

Los primeros párrafos los dejados para contextualizar sobre el escenario actual, aunque con un tono irónico: «Bienvenido a Argentina, donde la inflación alta, casi incontrolable, ahora en un 55,1% estimado durante el año pasado, es tan natural como los jugosos solomillos y los sensuales espectáculos de tango del país», señaló.

Luego, exponga diferentes casos de argentinos que cuentan, desde sus realidades, como viven con la inestabilidad de los precios.

Testimonios de los malabares contra la inflación

El primero es el comerciante Jonathan Faez, quien toma la situación con gracia y le recomienda a las personas del resto del mundo»que se relajen«.

“Tengo amigos en Estados Unidos y España y me dicen que se están volviendo locos con su inflación anual de 5% o 7%. ¡Acá llegamos al 4% casi todos los meses!”, dijo a modo de chiste quien trabaja en local de lencería en Buenos Aires.

En Argentina, la inflación anual es de dos dígitos, una rareza para el mundo.  Foto Fernando de la Orden

En Argentina, la inflación anual es de dos dígitos, una rareza para el mundo. Foto Fernando de la Orden

Sobre los números anuales, agregó al medio estadounidense: «Acá el 40% es normal. Y cuando superamos el 50%, no nos asusta, simplemente nos molesta”, afirmó.

En este sentido, The Wall Street Journal consignó como algo llamativo que los argentinos se gasten casi todo su sueldo «tan pronto como lo reciban«para que no se desvalorice en su cuenta bancaria.

Para ejemplificar, citan a Melanie Lichtensztejn, una estudiante universitaria de 24 años: «Vine a este mercado y compré todo el papel higienico que pude para el mes, más de 20 paquetes”, admitió.

Sofía Finot, que vende licuados, revela que sus competidores ponen mas agua y hielo en sus tragos para ahorrar: “¡Es más agua, menos fruta!”, dijo, festejando la idea.

No obstante, ella tiene otro método: compra mucha fruta antes de que suba su precio y la congela. “Se mantiene durante un año”, aseguró.

También citaron el caso de María Oyhanarte, de 67 años, y su esposo Gustavo Pastrana, de 68, quienes confesaron haber tenido que hacer un recorte en sus consumos porque la plata ya no les alcanza para lo mismo que antes.

«La carne, por ejemplo, ya no la compramos tan seguido», señalando al respecto en el marco del relevamiento realizado por el medio norteamericano. Un dato que resultó casi inentendible para quienes conviven con otra realidad económica.

La costumbre de separar una parte del sueldo para comprar dolares y ahorrar en moneda extranjera para que esta no pierda valor, es otro factor que remarcaron como un hecho llamativos.

Finalmente, le dedicaron un espacio las compras en cuotas: 3, 6, 12 y hasta 24. Lo que dé.

Cecilia Luna, de 50 años es el último testigo del largo artículo. Su familia se está construyendo una casa en las afueras de la Ciudad. Y para esto, contó que realizó la compra de los materiales en varias cuotas.

«Todo el material de construcción que estamos comprando es con pagos diferidos. 12 sin interés», dijo.

Y concluyó: «Somos expertos en la economía para que podamos llegar a fin de mes. De esa manera, podemos mantener la calma yno tener que pedir dinero prestado”, cerró al final de la nota.

Un escenario cotidiano acá, de lo que no debería ser un hábito.

SD

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas