Dicho patrimonio procede de las retribuciones recibidas en los últimos 25 años, primero como Príncipe de Asturias y desde 2014 como Rey. En ese periodo Felipe VI percibió algo más de cuatro millones de euros.