El imputado por el crimen de Helena Jubany niega ser el autor de los anónimos

El imputado por el crimen de Helena Jubany niega ser el autor de los anónimos

Xavi Jiménez, el último imputado por el crimen de la bibliotecaria de Sentmenat Helena Jubany en diciembre de 2001 ha declarado este viernes ante el juez de instrucción 2 de Sabadell que lleva el caso. La policía, gracias al empuje de la familia, lo relacionó con dos escritos anónimos que recibió la víctima pocos meses antes de su asesinato. que alguien le dejó frente a la puerta de su vivienda emplazaban a Jubany a beberse una horchata y un zumo de naranja en una especie de acertijo o de juego de enigmas. Las dos bebidas, sin embargo, enmascaraban varias dosis de benzodiacepinas – ansiolíticos – que como se supo después provocaron que la víctima cayera inconsciente.

La investigación siempre sostuvo que detrás de los anónimos se encontraba el asesino. Ante el juez, Jiménez se ha desvinculado de los anónimos y ha asegurado que el día que fue hallada muerta Jubany estaba en casa con su padre que ahora, veinte años más tarde, no podrá corroborarlo porque presenta pérdidas de memoria. Durante más de una hora únicamente ha respondido a las preguntas de su abogado y se ha negado a contestar a las acusaciones reprochando que ha sido víctima de un juicio paralelo.

Dice ser victima de un juicio paralelo

El investigado solo ha respondido a preguntas de su abogado

El juez, siguiendo el procedimiento del jurado, lo ha imputado por un presunto delito de asesinato y lo ha dejado en libertad, le ha retirado el pasaporte y le ha prohibido la salida del territorio nacional. La declaración de hoy reactiva un caso antiguo en el que han pasado 20 años sin que la policía y la justicia hayan podido encontrar al culpable del asesinato de Helena Jubany. Su cuerpo fue hallado desnudo y con varias quemaduras en un patio de luces de un edificio de Sabadell después de haber sido arrojado desde la azotea. La autopsia halló restos de benzodiacepinas en su organismo, las mismas sustancias que las bebidas de los anónimos, que indicaba que fue drogada antes de ser empujada al vacío.

Lee también

La imputación de Xavi Jiménez se produjo el día antes de que el caso prescribiera. Ya en 2001, su declaración fue sospechosa puesto que se contradijo sobre dónde estaba el día que desapareció Helena Jubany (se cree que fue secuestrada tres días antes del asesinato). El investigado entonces dijo que había estado con un amigo, Jaume Sanllehí. En cambio, Jaume dijo que había estado en Barcelona y no con Xavi. Nadie comprobó sus coartadas y fueron sometidos a un careo judicial que los condujo finalmente aportaron una coartada coincidente.

Horizontal

Xavi Jiménez, acompañado de sus abogados a la entrada de los juzgados de Sabadell

Jordi Pujolar / ACN

Nuevas pruebas de ADN

El abogado de la familia de Helena Jubany, Benet Salellas, ha solicitado al juez que se vuelva a analizar la ropa que llevaba la víctima el día del crimen por si “con las nuevas técnicas” se pudieran hallar nuevos vestigios. En caso de que apareciera ADN de algún desconocido, Salellas solicitará que Jiménez aporte una muestra para cotejarla.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas

le dieron 20 años de cárcel

Otra Agustina, otra estudiante universitaria de 19 años, otro crimen. La angustia y el dolor que se viven en estos días en Cipolletti (Río Negro)