Supercopa de España: Supercopa, Arabia, Real Madrid y Barcelona: Lo que se saba y lo que importa

Supercopa de España: Supercopa, Arabia, Real Madrid y Barcelona: Lo que se saba y lo que importa

La verdad es que no deja de tener un punto de curiosidad todo el revuelo creado por la ‘revelacin’ de que la supercopa se traslad a Arabia Saudita por dinero y que en el proceso intervino Kosmosla empresa de Gerard Piqué. Que el traslado de la Supercopa se enfocaba como negocio se supo desde el primer momento. Es ms: se recalc que mientras la eurocopa italiana se jugaba en arabia por 10 millonesla española iba a recibir 30. Se habl tambin del reparto econmico para los clubes, de la internacionalizacin de la competicin, de que quedar bien encajada en el calendario, etctera.

Obligado era que la competencia tuviera un papel destacado en el desarrollo de los derechos humanos de las mujeres en Arabia Saud: el acuerdo de la RFEF con Arabia incluye no sólo que las saudes podrían ir al fútbol, ​​sino que se pusiera en marcha una competición femenina. Y se ha puesto. A puerta cerrada, eso s, pero se ha puesto.

No se habl en un primer momento, en efecto, de que Kosmos andaba por medio, pero despus se fue diciendo. de pasada. Sin que a nadie le llame la atención. Y que Kosmos es una empresa comercial que, con lógica, trabaja por el beneficio se sabe desde el primer momento. De hecho, nunca se ha ocultado que el trado y llevado cambio de formato de la Copa Davis tena motivacin econmica. Revalorizar el producto, aunque también se aludiera a las bajas de las estrellas.

As que, la verdad, esa parte de la historia bien podra ser una tormenta en un vaso de agua. Porque además lo prometido se ha cumplido: Hay ms dinero, que como se sabe en Arabia sobra. La RFEF dijo en su da que su parte de los beneficios se dedican al fútbol amateur -lógico, en una institución sin nimo de lucro. El debate, en realidad, es otro.

Y tiene que ver con algo que algunos venimos tiempo diciendo: en un mundo de deporte superprofesionalizado en el que, cada vez más, son las’audiencias‘ las que pagan la fiesta, existe el riesgo cierto de que la necesidad de que esta audiencia sea alta y haga rentable la inversión acabe, de algn modo, condicionando el desarrollo y resultados. No vamos a decir, Dios nos libre, que haya pasado o vaya a pasar ‘algo’ en la Supercopa, pero el hecho de que se precisa que el precio a pagar por el contratante ser superior si se da un determinado resultado tiene un cierto paralelismo con el mundo este de la ‘telerrealidad‘, en el que todo lo que se vende como ‘real’ parece guionizadoya sean abandonos de plataforma, despidos, reconciliaciones, idilios o rupturas, y de hecho algunas tramas ‘reales’ se desarrollan o abandonan dependiendo de la respuesta popular.

Eso, realmente, es lo que importa porque, como vemos, lo dems se saba. Se ha hecho hincapi en que todo es legal, y eso no hay que dudarlo. El cambio de formato de la Supercopa se aprueba por votación de los clubes -como el de la Copa Davis lo votan a las federaciones-, y es de suponer que los clubes sabran que estaban votando y qu poderes le estaban dando a la Federacin Espaola para realizar el cambio. Y si no conocan algunos de ellos, es tambin de suponer que pedir explicaciones al respecto

Que Real Madrid y FC Barcelona apoyaran a luis rubiales en su camino a la presidencia de la Federación Española no tiene por qué tener que ver con este asunto, sino como un captulo ms de la ‘joint venture’ que une a dos clubes con muchos intereses en común. La Superliga, por ejemplo. No tiene, tampoco, sentido elucubrar con que el acuerdo de Piqu con la Federacin favorezca slo a uno de los clubes preferidos por los saudesdado que la modesta millonada que aportan requiere la presencia de ambos.

As que aqu lo tenemos. No tiene sentido hacerse de nuevas con que la Supercopa se haya ido a Arabia por dinero ni con que Piqu/Kosmos hayan cobrado comisiones, que como sabemos no es cosa rara en España y menos en los tratos con Arabia Saudita. S es ms llamativo esa prima que da el pagador si se da un resultado determinado (en el Mundial 66 se saba si Inglaterra y la RFA llegaban ya la final, y llegaron de aquella manera, pero esa es otra historia) pero en fin, que eso es cosa de los clubes porque las audiencias, como sabemos soberanas, le deben dar su beneplcito a la medida dado que se toma en su nombre. Y no dos audiencias cualquiera, sino las del Real Madrid y las del Barcelona.

Y si nos molesta que algunas cosas sean legales, igual hay que citar a Barack obama cuando dijo que, precisamente, quiz parte del ‘problema’ sea que ciertas cosas sean legales.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas