Oscilaciones térmicas en Neptuno | Actualidad

Oscilaciones térmicas en Neptuno | Actualidad

Al igual que la Tierra, Neptuno, el gigante helado de color azul situado en el sistema solar exterior, presenta bien estaciones diferenciadas. Y es que, como planeta, gira sobre sí mismo en torno a un eje de rotación inclinado. Por tanto, a lo largo de su órbita alrededor del Sol, que completa cada 165 años terrestres, sus hemisferios no reciben siempre la misma cantidad de radiación solar. De ahi que su atmosfera sea mas calida en verano que en invierno.

Las estaciones de Neptuno duran unos 41 años terrestres y van cambiando progresivamente. Sin embargo, en el transcurso de una misma estación, pueden tener importantes oscilaciones térmicas, como ha detallado un equipo de investigacion en El diario de ciencia planetaria tras analizar una serie de observaciones de gran precisión.

El equipo muestra los datos infrarrojos obtenidos en los dos últimos decenios por distintos instrumentos, como el Telescopio Muy Grande del Observatorio Europeo Austral (ESO), varios telescopios de Hawái y el telescopio espacial Spitzer. El estudio surgió que, desde 2003, la estratosfera de Neptuno se enfrió decididamente (unos ocho grados Celsius) a lo largo de unos 15 años terrestres. Michael Roman, miembro del equipo investigador que trabaja en la Universidad de Leicester, explica en una nota de prensa que se trata de un enfriamiento inesperado, puesto que los datos se recopilaron cuando comenzaba el verano austral de Neptuno, por lo que la estratosfera del gigante helado debería volverse más cálida con el paso del tiempo.

Pero, además de ese sorprendente enfriamiento a largo plazo, llama la atención otras fluctuaciones térmicas más puntuales. Por ejemplo, en el polo sur de Neptuno, la estratosfera se calentó una vez grados Celsius entre 2018 y 2020, rompiendo la tendencia anterior. Aunque se sabe desde hace tiempo que el polo sur del planeta es más cálido, los expertos nunca han observado una variación de temperatura tan drástica. La causa es un enigma. Quizás se haya producido algún cambio en la composición química de la estratosfera, sugiere Roman, que explique ese aumento local de la radiación térmica.

Tampoco se descarta una posible influencia de los ciclos de actividad solar. Puede que una mayor o menor actividad modifique el brillo de las nubes de Neptuno, lo que a su vez podría causar variaciones térmicas en la estratosfera del planeta. Sin embargo, los investigadores señalaron que se precisan más observaciones para confirmar esa relación.

Los instrumentos del recién lanzado telescopio espacial james webb, que apuntará hacia Neptuno y Urano en el transcurso de 2022, podrían ayudarnos a despejar algunas de esas incógnitas. Además, los astrónomos siguen esperando que, en un futuro próximo, una sonda vuelva a poner rumbo a los gigantes helados de los confines del sistema solar.

Jan Osterkamp

Referencia: «Variación subestacional en la emisión del infrarrojo medio de Neptuno». Michael T. Román et al. es El diario de ciencia planetaria, vol. 3, arte. 78, 11 de abril de 2022.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas