Los accidentes en la cocina pueden dar lugar a preparaciones memorables

Los accidentes en la cocina pueden dar lugar a preparaciones memorables

Sí, los chefs son profesionales sumamente creativos y la mayoría de sus grandes platos provienen de su imaginación. Sin embargo, los accidentes en la cocina pueden ser tambien el punto de partida de una preparacion memorable y así lo explica la Guía Michelin.

“Vivimos bajo la ilusión de que cuando se inventa un nuevo plato, es porque un chef ha avanzado con audacia combinando conocimiento, creatividad, experiencia e intuición. Y sin embargo, esto es un mito”, expresa un artículo de la famosa publicación gastronómica. En la industria gastronómica es común ver como situaciones anormales o de presión han llevado a cocineros a crear comidas que han pasado a la historia, aunque no fue precisamente esta su intención.

No todo es color de rosa

“Muchos chefs se han encontrado sin un ingrediente clave, con poco tiempo, frente a cambios repentinos en la economía de la industria, o simplemente teniendo que improvisar en el entorno acelerado de la cocina profesional. Es a partir de ese momento de pánico y miedo, que podría haber un gran avance“, citan.

Son varios los ejemplos de esto que menciona la Guía Michelin. Uno de estos está ligado a las crepes Suzette, en la que Henri Charpentier derramó sin querer licores sobre unas crêpes que se preparaban para el príncipe de Gales. “El horror de Charpentier se convirtió en alegría cuando descubrió que las llamas se habían transformado los licores en una maravilla caramelizada, y el Príncipe de Gales estaba encantado”, explica.

Por su parte Mónica Flin, quien cocinaba en el Café El Charro en Tucson (Estados Unidos), tuvo la “fortuna” se atribuirse la creación de las chimichangas. “En 1922, dejó caer un burrito en la freidora de su popular restaurante mexicano. Normalmente, ella gritaría obscenidades típicas de México, pero con clientes y parientes jóvenes alrededor, la transformó en una chimichanga en el último momento, y así nació un plato icónico mexicano-estadounidense”, cita Michelin.

Entre otros casos está el de Jean-Louis Françoise-Collinet, creador de la deliciosa salsa bearnesa. Un día, al elaborar las clásicas pommes frites (papas fritas), unas de estas se hincharon durante la segunda fritura, dando paso a las pommes sufléesdeleite francés de muchos.

Los accidentes en la cocina no siempre son malos

Guia Michelin y accidentes en la cocina
Varios platos históricos surgieron de situaciones poco convencionales o de accidentes en la cocina / Foto: FoodAndWineEspañol.com

¿Más ejemplos? En 1888, el cocinero chino Lee Kum Sheung dejó cocer de más unas ostras, lo que debe para crear la rica y más que apetecible salsa de ostras que no puede faltar en los restaurantes de tipo asiático. Mientras, en otro caso de cocción no controlada, está la tarta tatin. “Caroline y Stephanie Tatin, propietarias del Hotel Tatin en la ciudad francesa de Lamotte-Beuvron, abandonado accidentalmente el relleno de pastel de manzana en la estufa durante demasiado tiempo y lo salvaron cubriéndolo rápidamente con una masa de hojaldre”, explica la Guía.

A veces, no fueron los accidentes en la cocina, sino la necesidad de salir de una situación, lo que llevó a la creación de platos importantes. En la ciudad de Buffalo (Nueva York), los dueños del Anchor Bar debían encontrar una finalidad para las alitas de pollo, corte poco usado y muy desperdiciado. Fritándolas y aplicando un poco de salsa picante, nacieron las alas de búfalo.

Otra gran historia es la de Ignacio Anaya, quien en un pequeño local de Piedras Negras, ciudad fronteriza entre México y Estados Unidos, deberá elaborar una preparación para unas comensales que no esperaba. Usando trozos de tortillas, queso y otros ingredientes, creó lo que luego se conocerían popularmente como “nachos“.

Incluso a la hora de hacer bebidas…

Esto también ha ocurrido en la coctelería. El daiquirí, coctel de fama mundial, fue una invención de Jennings Cox por la urgencia de complacer a sus jefes, lo que llevó lo a usar ron, un destilado no muy popular en aquella época.

“Lo que nos dicen todas estas historias es que la intención es a menudo buena menos importante que la realidad práctica de tratar de dar a la gente una comida. A veces la inspiracion no aparece como un rayo de luz en la distancia. A veces te cae encima”, finaliza la Guía Michelin.

También le puede interesar: Ensayo y error: ¿Cómo manejan la creatividad los chefs?

Con información de GuideMichelin

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

Diferencia entre gazpacho y salmorejo

El gazpacho andaluz es un emblema de su Andalucía natal, y ya casi de toda España. Una receta aparentemente sencilla creada para alimentar en las

ofrecemos 5.000 euros al mes

Las remodelaciones de la nueva mansión situada en la exclusiva zona costera Quinta da Marinha (Portugal) de Cristiano Ronaldo y su pareja georgina rodriguez, en