Josemi Carmona y Javier Colina vuelven a reunirse en ‘Vida’, un disco para cuidar el alma

Josemi Carmona y Javier Colina vuelven a reunirse en ‘Vida’, un disco para cuidar el alma

Josemi Carmona (Madrid, 1971) el confinamiento y lo vivido en la pandemia le dejo un bloqueo emocional que se transformó en la idea que preside su nuevo disco junto al contrabajista Javier Colina (Pamplona, ​​1961) y el percusionista Bandolero (José Manuel Ruiz Motos, Madrid, 1976). ‘Vida’, que Universal publicará a finales de abril, no es más que su materialización: “Yo de la pandemia lo que sacó es el título del disco, ‘Vida’”, responde Carmona a la pregunta de si el disco se fraguó durante el parón que el coronavirus impuso en 2020. «Pensaba que ese tiempo encerrado me iba a permitir concentrarme en el estudio, ponerme a escribir, pero lo que sufrí es un bloqueo emocional fuerte. Y creo que lo que podemos sacar de ahí es que tenemos que cuidarnos más. Me parece que hay un descubrimiento del espíritu ¿no? Cuidamos mucho el cuerpo, pero hay que cuidar el estado anímico, las sensaciones, los abrazo, el cariño… Lo que tiene valor. De ahí el título: ‘Vida’”.

El álbum, además, tiene cuerpo y sonido de fandango, escrito por Carmona y grabado con sus compañeros en directo. El encuentro de Carmona y Colina es el de dos universos, el flamenco y el jazz, que dialogan a través de la improvisación. Es música sencilla, sin artificios ni grandes arreglos que, desde un profundo conocimiento y respeto, sólo busca fluir.

El Periódico de España habla con los dos musicos por separado. Josemi Carmona detiene un viaje en coche con su familia para atender la llamada, Colina dialoga desde su hogar. Los momentos son distintos, pero ambos coinciden. Lo que le atrae al uno del universo del otro es la riqueza musical y la posibilidad de improvisar y seguir construyendo desde ahí. «La manera en la que sentimos la música es muy parecida», resume Carmona. «Yo soy flamenco», dice el guitarrista, «pero es verdad que me encanta el jazz, y me gusta sobre todo porque es improvisar y la improvisación es muy divertida. Y el flamenco pues también tiene mucho de improvisar». Colina añade: «Lo que nos interesa de una canción es que tenga recorrido para improvisar. Cada uno pone lo que tiene… El flamenco es una música totalmente distinta, es un mundo armónico, imagina lo que aporta a la música occidental, es un mundo distinto».

Amistad veterana

Los dos músicos se conocen desde siempre. “Yo creo que le conocí con 17 ó 18 años, cuando estábamos preparando el primer disco de La Barbería del Sur”, explica Carmona. Hijo de un reconocidísimo guitarrista flamenco, Pepe Habichuela, Carmona formó parte, junto a sus hermanos y desde los 14 años, de Ketama, un grupo que abrió camino para la mezcla del flamenco con otras músicas populares durante los 80 y 90 y tuvo un enorme éxito . Vendieron millones de discos y actuaron frente a miles de personas. Ese éxito le permitió participar de otras aventuras artisticas, como la producción de La Babería del Sur y la colaboración con una lista innumerable de artistas. Tras la disolución del grupo, en 2004, Carmona inició una carrera en la que ha trabajado junto a otros artistas, como Carles Benavent, su propio padre, Pepe Habichuela, o Dave Holland, y también ha grabado un disco propio, ‘Las pequeñas cosas ‘, nominado a los Grammy Latino 2011 como Mejor álbum flamenco.

Javier Colina, por su parte, llegó al contrabajo casi por casualidad y sin embargo ha trabajado junto a grandes músicos de este estilo: Tete Montoliu, Al Foster, Chucho Valdés o Jerry González, entre otros. Grabó junto a Diego el Cigala y Bebo Valdés el exitoso disco de boleros ‘Lágrimas negras’, y ha trabajado recientemente junto a Silvia Pérez Cruz, con la que ha versionado grandes clásicos cubanos.

Después de aquel primer encuentro en torno al que entonces era un incipiente proyecto, Colina y Carmona han trabajado juntas en multitud de ocasiones, pero siempre para trabajos de terceros (en un disco de Ketama, con Jorge Pardo, en un trabajo de Pepe Habichuela, junto a Perico Sambeat…). «Teníamos ganas de compartir, compenetrarnos, ver qué tiene el otro que contar», explica Colina. Ese encuentro se materializó en ‘De Cerca’ (Universal Music Spain, 2016) y repitieron grabando De Cerca en Directo desde el ‘Café Berlin’ (El País, 2017). Lo llevaron por los escenarios de medio mundo, con más de 70 conciertos en 14 países diferentes.

disco instrumental

Vidasu segundo disco de estudio, recoge su visión de algunas canciones latinoamericanas y dos temas compuestos por Carmona. Y salvo uno, todos los temas son instrumentales.

«Colina es un sabio, así que suele ser quien propone las versiones para desarrollarlas juntos», explica Carmona. «Yo he compuesto dos temas, los fandangos que dan título al disco y ‘Mar de dudas’, un tema inspirado en otro que hice pero de otra manera. Habla del estado natural del músico, que te sientes súper seguro a la hora de componer y al día siguiente te das cuenta de que no vale para nada», comenta entre risas. Por el camino se subieron dos colaboradores: Farruquito, que pone su baile en una especial ‘Moon River’, y Rozalén, que da voz a ‘Juramento’, la única canción que no es instrumental en el disco. «Rozalén es una estrella, le doy mucho valor a la atención que le pone a la música«, comenta Carmona. «Y de Farruquito qué te voy a decir, para mí es el valor del flamenco hoy en día, el que más me llega. Me traspasa cada vez que le veo. Es un gran artista y una gran persona, yo le conozco desde pequeño, le he tocado a su abuelo ya su padre. Son dos regalos para esta discoteca».

Lo de hacer un disco instrumental es descrito por el guitarrista como un sueño. «Salir adelante con algo así en estos tiempos que estamos, cuando la gente joven escucha un tema de medio minuto y tarda otro minuto en desecharlo, es como un sueño. Es una guerra espiritual la que uno tiene», dice entre risas. «Pero bueno, dentro de todo, no nos fue mal con el anterior disco, así que lo planteamos con mucha ilusión, viendo que cada vez es más difícil porque la música instrumental no tiene sitio, y es una pena porque es algo totalmente mágico» . Colina recurre a la misma expresión, la magia, para describir la música instrumental. «Tu imaginas la cantidad de sensaciones que te puedes transmitir al no tener palabras. No tienes ningún mensaje claro, por lo que te puede decir muchas cosas».

Con el disco preparado ya, Colina y Carmona viven el futuro con incertidumbre. En mayo presentarán ‘Vida’ en Madrid, Barcelona y algunos otros lugares, pero la pandemia ha impactado mucho en la cultura, por lo que no saben si la discoteca les permitirá estabilizar en los escenarios, que es lo que más les motiva. «Hay muchos compromisos que la pandemia congeló y ahora se están retomando, así que hay mucha oferta, muchos compromisos anteriores cerrados. Pero bueno, esto tampoco es una música para llenar estadios, veremos qué pasa», dice un Carmona realista que, a pesar de todo, no deja de lado el optimismo.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas