El lujo de dormir en un antiguo palacio de Correos en el centro de Logroño

El lujo de dormir en un antiguo palacio de Correos en el centro de Logroño

Cinco flamantes estrellas han devuelto el brillo y nuevas vistas al corazón histórico de Logroño ya la plaza San Agustín, donde durante más de 15 años languidecía el antiguo edificio de Comunicaciones. Ahora, este inmueble representativo del neobarroco local, situado justo al lado de la mítica calle Laurel, emerge de nuevo majestuoso convertido en el Áurea Palacio de Correos, el primer hotel cinco estrellas de la ciudad. Un lujo elegante suma una terraza con vistas espectaculares.

El edificio de Correos, vecino del palacio que perteneció al general Espartero -ahora convertido en Museo de La Rioja-, se levanta en el solar que antes ocupaba el convento de las religiosas agustinas. Su construcción se inició el 17 de mayo de 1927, bajo la dirección de Agapito del Valle, coincidiendo con la celebración del 25.º aniversario de la entronización de Alfonso XIII. Cinco años más tarde, el 23 de mayo de 1932 se inauguró y desde entonces fue un lugar emblemático de la ciudad, tanto por su función pública como por su ubicación.

Exterior del hotel Áurea palacio de Correos de Logroño, de estilo neobarroco

Exterior del hotel Áurea palacio de Correos de Logroño, de estilo neobarroco

Grupo Hotusa

En el año 2008, una desafortunada reforma hizo que el edificio perdiera su capacidad autoportante y corriera el riesgo de derrumbe. La gran oficina de Correos cerró, la fachada fue apuntalada y los logrosñeses no volvieron a ver sus buzones con forma de cabeza de león. El edificio languidecía envidiando la concurrida calle Portales y el ir y venir hacia la calle laurel, centro neurálgico del tapeo logroñés.

Hace dos años, Grupo Hotusa se recuperará el edificio para sumarlo a su colección más exclusiva, Signature Places, que actualmente cuenta con nueve establecimientos en cuatro países, caracterizados por ocupar inmuebles con un legado histórico significativo.

Lee también

El arquitecto especializado en proyectos hoteleros Daniel Isern recibió el encargo de dar una nueva vida al palacio de Correos, recuperando toda la esencia de los años 20 y 30. “El edificio tiene mucho carácter, forma parte de la historia familiar de un montón de gente de la ciudad, así que no podíamos hacer lo que nos diera la gana. Intentamos llevar todo lo que el siglo XXI nos puede ofrecer a un entorno que es del siglo XX, casi XIX”, reflexiona Isern.

Del interior del edificio no había nada que salvar, «todo era del último parche. Hasta se habían perdido ventanas originales de la fachada». Había que empezar casi de cero, con la idea «de no fingir ser de un momento que ya no somos pero tratar con justicia y respeto el sitio en el que estamos», explica el arquitecto. En algunos rincones, como la terraza, no se esconde que es un hotel nuevo, no hay ningún ejercicio de floritura.

El vestíbulo del hotel respira confort y una sobria elegancia

El vestíbulo del hotel

Grupo Hotusa

El Áurea Palacio de Correos ha recuperado las aberturas originales, incluyendo su puerta principal de madera, que conserva el arco de medio punto, y la fachada también luce dos de los buzones originales. Localizar estas cabezas de león fue casi una misión de Indiana Jones. Finalmente se encontró tras una pared de hormigón y se han restaurado. Son el primer guiño de muchos que recuerdan la antigua función pública del edificio, como los collages de sellos que decoran las habitaciones o los pasillos ilustrados con las tarjetas con las que los carteros felicitaban antaño la Navidad, con piezas desde el siglo XVIII hasta los años ochenta.

Los pasillos del Áurea Palacio de Correos lucen una colección de tarjetas con las que los carteros felicitaban la Navidad que se remonta al siglo XVIII

Los pasillos del Áurea Palacio de Correos lucen una colección de tarjetas con las que los carteros felicitaban la Navidad que se remonta al siglo XVIII

Grupo Hotusa

El establecimiento cuenta con 41 habitaciones -seis de ellas son suites-, además de distintas zonas comunes, como el restaurante Matasellos, gimnasio, spa, salas de reuniones o la hermosa azotea con vistas a la capital riojana, algo realmente único en esta parte de la ciudad y que podra disfrutar el publico en general.

espacios

El art déco reinterpretado en clave contemporánea inspira el interiorismo

El art déco reinterpretado en clave contemporánea inspira el interiorismo de las cuatro plantas. Los baños son cajas de cristal satinado enmarcadas en un sutil dorado que se iluminan como una gigantesca linterna, los techos están decorados con motivos geométricos hechos a partir de patrones de los años veinte… pero sin quitar a la tecnología de las tomas USB en los enchufes o el sistema de sonido personalizable vía Bluetooth.

Habitación estándar del Áurea Palacio de Correos

Habitación estándar del Áurea Palacio de Correos, con reminiscencias art déco en la pared y el techo

Grupo Hotusa

Entre las habitaciones, destacan la junior suite Torreón (alrededor de 250 euros la noche en habitación doble) y la junior suite Dúplex Portales, con dos alturas (alrededor de 300 euros).

Una de las seis suites del hotel Áurea Palacio de Correos de Logroño

Una de las seis suites del hotel Áurea Palacio de Correos de Logroño

Grupo Hotusa

Relax

El spa cuenta con piscina, tumbonas de hidromasaje, sauna seca y húmeda y un pasillo de cromoterapia y aromaterapia

En cuanto al spa, construirlo fue todo un reto, ya que tuvieron que excavarse dos sótanos. El esfuerzo valió la pena. Este espacio de relajación cuenta con piscina, tumbonas de hidromasaje, sauna seca y húmeda y un pasillo de cromoterapia y aromaterapia con agua a diferentes temperaturas. El servicio de masaje cuesta entre 50 y 80 euros, dependiendo de la duración.

El balneario del Áurea Palacio de Correos

Las tumbonas de hidromasaje y el pasillo de chorros de agua del spa del Áurea Palacio de Correos

Grupo Hotusa

Restaurante

Ofrece tapas de corte contemporáneo que reinterpretan con respeto el recetario local

Y como no podía ser de otro modo, el hotel también rinde homenaje al corazón gastronómico de la capital riojana. Sin querer competir con la oferta de la famosa calle del Laurel, animada zona de tapeo y vinos, el restaurante Matasellos ofrece una propuesta culinaria de corte contemporáneo que reinterpreta sin enmascarar el recetario local, con alimentos de la huerta y de temporada, donde no falta el bacalao, la menestra o los exquisitos espárragos.

El restaurante Matasellos del hotel Áurea Palacio de Correos de Logroño ofrece tapas y platos riojanos interpretados en clave contemporánea

El restaurante Matasellos del hotel Áurea Palacio de Correos de Logroño ofrece tapas y platos riojanos interpretados en clave contemporánea

Grupo Hotusa

La carta del Matasellos se refuerza y ​​varía, además, con los platos del día, elaborados en función de proveedores de cercanía y del mercado de San Blas, situado muy cerca del hotel y construido a la par que el histórico Palacio de Correos.

Alcachofa confitada con coliflor, cogollo de Tudela César, pulpo confitado y guisado o unas exquisitas cochinadas compuestas por manita, carrillera y panceta de cerdo son algunos de los platos estrella de su carta. Y, por supuesto, tratándose de la capital riojana, no falta una amplia selección de los mejores vinos representativos de la zona en una carta en cambio constante.



Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Publicaciones Relacionadas

La intimidad no debería doler

El coito no debe doler. Siempre me sorprende la cantidad de pacientes míos que han sufrido algún tipo de dolor durante años durante las relaciones