El pasado noviembre la empresa concesionaria lanzó al mercado bonos con una rentabilidad de hasta el 2,7% pero solo cambió colocar un 16,7% del total. Ahora vuelve a la carga con una emisión que paga hasta un 4,5%. Las nuevas obligaciones cuentan con una rentabilidad del 3,5%, que se eleva a entre el 4,48% y el 4,57% debido a sus beneficios fiscales. La inversión mínima es de 500 euros. Por una ley de 1972, a los inversores solo se les retendrá el 1,2% del importe de los intereses, frente al 19% habitual. Además, los bonistas se podrán deducir en el IRPF el 24% de los intereses.
La compañía, que se encarga de gestionar la autopista que cruza de norte a sur el oeste de la comunidad de Galicia, obtuvo en 2021 un beneficio de 50,7 millones de euros, recuperando los niveles prepandemia –en 2019 ganó 42,3 millones– , gracias a la reducción del coste financiero de la deuda. Itínere, matriz de Audasa, ha destinado íntegramente los dividendos de la concesionaria gallega del año pasado (29,2 millones) a reducir el endeudamiento derivado de la adquisición al Estado español de la empresa en 2003 por una importación de 1.622 millones de euros.