«Nuestros soldados lucharán hasta el final»

«Nuestros soldados lucharán hasta el final»

ucrania rechaza este domingo de plano la demanda rusa de rendición de los militares que aún mantienen la resistencia en túneles y fábricas abandonadas en la martirizada ciudad de Mariúpol. El Kremlin les prometió preservarles la vida a cambio de que depongan las armas.

“La ciudad no ha caído. Todavía están nuestros soldados y lucharán hasta el final”, desafió el primer ministro de Ucrania, Denis Shmyhal, en una entrevista con la cadena estadounidense ABC. El viceministerio de Defensa ucraniano, en tanto, reconoció que la situación es fatal en la urbe, donde el puerto ya se ha perdido y hay aprestos rusos para un gran desembarco.

rusia necesita ganar esa ciudad sobre el mar de Azov, para darle sentido a la ofensiva gigante que prepara sobre toda la zona este del país donde hay acantonados 50 mil soldados del ejercito ucraniano.

Esa victoria en Mariúpol, además, levantaría la moral de los rusos afectados por una retahíla de fracasos en el conflicto iniciado el 24 de febrero, el más relevante el hundimiento del buque insignia de la flota rusa del Mar Negroun golpe sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

El ataque

El bombardeo implacable y los enfrentamientos callejeros en Mariúpol han dejado gran parte de la ciudad pulverizada y matado al menos a 21.000 personas, según estimaciones de los ucranianos. Un hospital de maternidad fue alcanzado por un letal ataque aéreo ruso en las primeras semanas de la guerra, y se informó que unas 300 personas fallecieron en el bombardeo de un teatro donde se refugiaban civiles.

Un hombre frente a un complejo de edificios atacado en Mariupol.  Foto Reuters

Un hombre frente a un complejo de edificios atacado en Mariupol. Foto Reuters

Se estima que 100.000 permanecerán en la ciudad de una población de antes de la guerra de 450.000, atrapada sin alimentos, agua, calefacción o electricidad en un asedio que ha convertido a esta urbe en el escenario de algunos de los peores sufrimientos de la guerra.

“Todos aquellos que continúen resistiendo serán destruidos”, dijo el alcalde general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, al anunciar el último ultimátum.

El mando militar ruso, en un esfuerzo para ganar la iniciativa de la información, un arma estratégica en los conflictos bélicos, difunde que es el gobierno de Kiev el que prohibió a sus militares rendirse bajo pena de fusilamiento. kiev lo desmiente. Gran parte de las fuerzas que resisten, en condiciones extraordinariamente precarias, están acantonados en la gigantesca planta siderúrgica Azvovstal.

“El régimen nacionalista de Kiev, según comunicaciones interceptadas, ha prohibido negociaciones de rendición y ordenar a los nazis de (el regimiento)’Azov’ fusilar a los militares y mercenarios extranjeros que quieran rendirse”, dijo el vocero del ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov.

El relato

La narrativa rusa busca equiparar a Ucrania con la Alemania hitleriana para sostener la justificación de la ofensiva en la batalla que la disuelta union sovietica Libro contra el Reich. Es una comparación considerada obscena por los historiadores.

Según el presidente de la Duma, la Cámara de Diputados de Rusia, Viacheslav Volodin, en la planta metalúrgica se encuentran hasta 2.500 efectivos ucranianos.

La demanda de rendición tenía muy pocos visados ​​de ser atendida por los militares ucranianos, que presenta una resistencia numantina a las tropas rusas ya las milicias de la autoproclamada república popular de Donetsk, una provincia ucraniana, solo reconocido por Moscú como Estado Independiente.

Ya este sábado el líder de esa región, Denis Pushilin, señaló que los batallones nacionalistas que permanecen en Mariúpol “no tienen la intención de rendirse y, por tanto, deben ser aniquilados”.

La toma de Mariúpol sería el primer éxito para el Kremlin en más de seis semanas de guerra contra un país al que sin embargo aventaja 7 a 1 a nivel militar. Esa victoria le permitiría formar un corredor terrestre en el este del país hasta la anexionada península de Crimea.

Este fin de semana el residente de Ucrania, Volodímir Zelenskihabía anunciado que una matanza de los militares ucranianos en la ciudad, cancelaría las negociaciones de paz .

Pero el presidente de la Duma rusa, sostiene que e gobierno de Kiev utiliza las negociaciones para ganar tiempo mientras pide ayuda militar a la OTAN. En una entrevista con CNN, recogida por la agencia oficial ucraniana UNIAN, Zelenski subrayó que está dispuesto a negociar con Moscú, pero no en “condiciones de ultimátum. Podemos combatir y diez años con la Federación de Rusia”, aseguró.

No es claro qué sucederá con la batalla en la frontera este, los analistas no asegurarán la victoria de Rusia atento a los fallidos que han experimentado hasta ahora el ejército invasor.

Fuente: AFP, AP y EFE

PB

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas