la procesaron por extorsionar a su amiga y hacerle pagar 200 mil pesos por su silencio

la procesaron por extorsionar a su amiga y hacerle pagar 200 mil pesos por su silencio

Las unias un tatuaje y se definían como «hermanas de la vida». Pero hubo traición: una de ellas extorsionó de forma anónima a su amiga con revelar una supuesta infidelidad, la amenazó con agredir a sus hijas y modificó sacarle 200 mil pesos. Ahora, la Justicia de Quilmes procesó con prisión preventiva a Andrea Noemí Fernández, la mujer detrás de los mensajes intimidatorios.

El caso estalló a comienzos de marzo, cuando la victima denuncio el contenido de los mensajes en la Justicia. En un operativo casi hollywoodense, una quincena de policías de la DDI de Quilmes sorprendieron a Fernández cuando -junto a su hija menor de edad- cobraba uno de los desembolsos de su amiga en el baño una estación de servicio.

La sorpresa fue aún mayor para la víctima, que nunca pensó que detras de la maniobra estaba su mejor amigaa quien convendría una persona «solidaria y atenta a su entorno».

Ahora, el Juzgado de Garantías 1 quilmeño procesó a Fernández un pedido de la fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de ese Departamento Judicial.

Procesaron a la mujer que extorsionó a una de sus mejores amigas por una infidelidad.

Procesaron a la mujer que extorsionó a una de sus mejores amigas por una infidelidad.

Según la fiscal, entre agosto de 2021 y marzo de 2022 la acusada «intimidó mediante reiterados y múltiples mensajes de texto en los que anunciaba un mal grave» a la víctima ya sus dos hijas. También la amenazó con «divulgar un secreto de infidelidad» y manifestaba «intenciones de agresion sexual hacia las menores, ello con el propósito de obligar a entregarle sumas de dinero en efectivo logrando sus propósitos extorsivos«.

La investigación arrojó que, como resultado del chantaje, la víctima efectuó pagos por sumas de 40, 70 y 50 mil pesosque dejaron en distintas estaciones de servicios de las localidades de Plátanos, en el partido de Berazategui, y Quilmes centro. En total, entre agosto del 2021 y febrero de 2022, la víctima realizó cuatro pagos por un casi 200 mil pesos en total. El último de ellos debe para montar el operativo que reveló la identidad de la acusada.

«Era atenta con todos y muy buena amiga. No se olvidaba de nada, de ninguna fecha importante y no te dejaba tirada nunca. Era, además, muy solidaria. Parece mentira cómo la describo», dijeron desde el entorno de Fernández, en declaraciones un Télam.

Los términos del procesamiento mostraron más detalles del caso. Las mujerese conocieron en 2015ya que sus hijas compartieron el mismo jardín de infantes y algunas actividades fuera del establecimiento, como natación y básquet. Junto a una tercera integrante del círculo íntimo, registraron su amistad en la piel.

«Les regaló un tatuaje porque decía que eran como sus hermanas», agregaron allegados a Fernández. Una estrella, un sol y una luna son las marcas de una relación profunda. «Decía que era como un universo y que sus dos amigas eran su universo».

Procesaron a la mujer que extorsionó a su mejor amiga con revelar una infidelidad y le sacó 200 mil pesos.

Procesaron a la mujer que extorsionó a su mejor amiga con revelar una infidelidad y le sacó 200 mil pesos.

El vínculo era tan cercano que la propia acusada acompañó en una oportunidad a la víctima a entregar el dinero de la extorsión. La víctima había obtenido ese monto a través de un crédito bancario que pidió a su madre, a quien le contó el tenor de las amenazas que llegaban a sus teléfonos. Ella, que en términos de la fiscalía se mostró como «amiga contenedora», era la extorsionadora.

«Rubia, te encamaste con uno y sos millo»

El auto de procesamiento tambien expuso el contenido de los mensajes, mandados en redes sociales y por telefono. «Hola rubia, no sabés las cosas que tengo, te encamaste con uno y necesitamos plata, nosotros laburamos de esto y el jefe dice que sos millo», fue uno de los primeros envíos.

Con el tiempo -unos seis meses- el tono se fue incrementando: «Se te acaba el tiempo«, «5,4,3,2,1» y «Ahora le escribo a tu marido». Incluso llegó a amenazarla con que juntara más dinero o abusarían de sus hijas, embajadoras menores de edad.

Además, según la investigación, la víctima denunció que del interior de su casa desaparecieron los telefonos celulares de sus dos hijas y la suma de 50.000 pesos.

«Luego se confirmó que los elementos fueron sustraídos por la imputada, ya que poseía las llaves de la vivienda», explicó una fuente judicial. Es que, al ser de su confianza, la victima le habia dado las llaves a Fernandez para que le cuide la casa durante las vacaciones y pudiera utilizar la pileta con su propia familia.

Las niñas también recibieron mensajes: «Hola, tu mamá entregó los celulares tuyos y de tu hermana para pagarme» y «hola, sos (…), Soy el novio de tu mamá».

Operativo de película en el conurbano

La mujer -que aún no sabía quién la extorsionaba- finalmente denuncio los mensajes y los tres pagos que habia concretado. Concurrió a la Fiscalía después de recibir la amenaza de abuso contra sus hijas. En plena toma de denuncia, le siguieron llegando los mensajes a su teléfono.

En ese momento le reclamaban un cuarto desembolso, de 40 mil pesos. Asistida por los investigadores, reunirá 10 mil. Del otro lado de la línea telefónica, le exigían que el pago fuera en horario nocturno y en «una zona poco frecuentada». Consiguieron que la extorsionadora cambiaran esas condiciones: la cita quedó para el 4 de marzo, a las 17.10, en el baño de una estación de servicio.

Ese día, la Policía realizó un operativo de incógnito para atrapar Infraganti al autor de las extorsiones. Participaron quince agentes afectados, todos vestidos de civil.

Procesaron a la mujer que extorsionó a su mejor amiga con revelar una infidelidad y le sacó 200 mil pesos.

Procesaron a la mujer que extorsionó a su mejor amiga con revelar una infidelidad y le sacó 200 mil pesos.

A las 17.10, la víctima dejó el dinero -cuyo número de serie había sido marcado en sede judicial- en el baño de la estación. Cuarenta minutos más tarde, llego su mejor amiga junto a su hija, quien se había retirado del colegio. Compró golosinas y pidió la clave para usar los sanitarios, que funcionan con contraseña. Allí había dos policías de incógnito. Esperaron que se llevara el dinero y luego la detuvieran con la plata en su poder.

«Nosotros usamos fotos de las dos amigas porque ya sospechábamos», le dijo entonces la fiscal Santoro a Clarín, horas despues del arresto.

Desde entonces, la acusada se encuentra detenida en la Alcaldía de La Plata imputada del delito de extorsión, que prevé una pena de prisión entre 5 y 10 años.

Con información de Télam

DS​

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

le dieron 20 años de cárcel

Otra Agustina, otra estudiante universitaria de 19 años, otro crimen. La angustia y el dolor que se viven en estos días en Cipolletti (Río Negro)