Cuál instalar y cómo es el que viene con Windows

Cuál instalar y cómo es el que viene con Windows

A partir de la gran cantidad de casos de engaños en líneaya sea para robar datos personales de tarjetas de crédito o para instalar virus en nuestras computadoras, una pregunta que siempre aparece es: ¿Qué antivirus conviene usar?

Antes de responder la pregunta hay que entender que el concepto de “virus informático” cambió durante los últimos años. Lo que entendíamos hace décadas, cuando se popularizó el término junto con la explosión del uso de las computadoras personales, no es lo mismo que entendemos hoy y la palabra quedó asociada más a cuestiones de usos y costumbres.

Actualmente se habla de “malware”, es decir, programas maliciosos. Y mejor qué son nos ayuda a tomar una decisión con respecto a qué antivirus instalar, sobre todo considerando que hay opciones gratuitas o, incluso, el que viene con Windows (que para algunos especialistas es más que suficiente).

Acá, un repaso por las principales amenazas que existen en la actualidad y qué podemos hacer para defendernos.

Del virus al “malware”, una historia infectada

Los primeros virus se desarrollaron para probar funciones de seguridad.  Foto: Shutterstock

Los primeros virus se desarrollaron para probar funciones de seguridad. Foto: Shutterstock

“Un virus informático es un programa o trozo de código malicioso que se autorreplica y se cuela en un dispositivo sin el conocimiento o permiso del usuario. Algunos virus son simplemente molestos, pero la mayoría de los virus son destructivos y están diseñados para infectar y obtener el control del dispositivo. Un virus puede propagarse a través de computadoras y redes haciendo copias de sí mismo, al igual que un virus biologico pasa de una persona a otra”, explica un Clarín Luis Corrons, experto en amenazas informáticas de Avast.

El origen de los virus está asociado, paradójicamente, a la ciberseguridad. “El primer virus informático, llamado ‘sistema Enredadera‘, fue un virus experimental autorreplicante lanzado en 1971 y creado por BBN technologies en Estados Unidos, como una prueba de seguridad para ver si un programa autorreplicante era posible. Este llenaba un disco duro hasta que el ordenador no podia funcionar mas. Con cada nuevo disco duro realizado, Creeper intentó eliminarse del anfitrión anterior. Creeper no tenía ninguna intención maliciosa y sólo mostró un simple mensaje: ‘SOY Creeper. ATRÁPAME SI PUEDES’”, recuerda.

Sin embargo, Corrons advierte que “aunque mucha gente utiliza el término ‘virus’ para referirse a cualquier tipo de programa peligroso, un virus es sólo un tipo de malware (software malicioso), que incluye cualquier código creado para ser dañino”.

v1.7 0421

Los 10 programas maliciosos más comunes del mundo en 2021



Fuente: LABORATORIOS DE AMENAZAS DE AVAST
infografia: Clarín

“Quizá la categoría de malware más conocido corresponde a los virus, ya que se trata de la primera categoría de malware (contracción de software malicioso), mismos que adquirieron su nombre luego de una analogía con los virus biológicos que solo pueden reproducirse dentro de las células de otros organismos, como los virus informáticos que requiere un archivo de huésped para infectar a un equipo”, explica a Clarín Miguel Ángel Mendoza, Investigador de Seguridad Informática de ESET Latinoamérica.

Pero advierte: “Actualmente, solo un bajo porcentaje de los códigos maliciosos que se desarrollan y propagan por Internet corresponden a los denominados virus”.

“Con el paso de los años, otros tipos de malware han proliferado, mismos que pueden ser clasificados en función de sus características, propósitos o funcionalidades. Por ejemplo, los gusanos informáticos (a diferencia del virus), no requieren un archivo anfitrión y tienen la capacidad de replicarse y propagarse por si mismos; los troyanos simulan ser una aplicación inofensiva o benévola, pero que en realidad realizan tareas maliciosas sin el consentimiento y muchas veces sin el conocimiento del usuario”, continúa.

“Los rootkits son otro tipo de programa malicioso que garantiza a los atacantes el acceso a un sistema, a la vez que ocultan su presencia. Tambien es posible encontrar otros tipos de malwarecomo el software espía, que recopila información de las actividades de los usuarios y la envía a un atacante; las redes de bots Son redes de equipos equipados (conocidos como zombis o bots) que permiten a un cibercriminal utilizarlos, de forma remota, con diversas multas, como propagar más códigos maliciosos, emplearlos para ataques de Denegación de Servicio (DoS por sus siglas en inglés, Negación de servicio) o utilizarlos para enviar correos no deseados de forma masiva (spam), por citar algunos ejemplos”, sigue Mendoza.

De esta manera, lo que está claro es que aquella definición de “virus” no sirve para entender que estamos bajo amenaza, pero es un término más bien comercial que quedó por costumbre.

v1.7 0421

Los 10 programas maliciosos más comunes de Argentina en 2021



Fuente: LABORATORIOS DE AMENAZAS DE AVAST
infografia: Clarín

¿Qué antivirus gratis usar?

En la actualidad hay opciones gratuitas y no es necesario pagar fortunas por un antivirus. Estos son los mas populares que se pueden instalar sin pagar un peso.

Avast

Antivirus gratis

Antivirus gratis

Uno de los antivirus con más experiencia en el mercado. Funciona en Androide, Mac OS y Windows. Es uno de los más populares del mundo en el ámbito de los no pagos.

PROMEDIO

Antivirus gratis

Antivirus gratis

Otro clásico que suma algunas funciones extra y proteccion contra ransomwareuno de los ataques más replicados de estos últimos años.

Avira

Antivirus gratis

Antivirus gratis

Un programa que supo ganar varios premios, sólo opacado por una serie de funciones que sí son pagas. Lo basico, de todos modos, lo cumple.

Bitdefender

Antivirus gratis

Antivirus gratis

Otro peso pesado dentro de los gratuitos, pero sin funciones anti ransomware.

ZoneAlarm (punto de control)

Antivirus gratis

Antivirus gratis

Buena protección contra las amenazas de malware más conocidas, pero no bloqueadas ciertas sitios maliciosos y webs fraudulentas.

kaspersky

Antivirus gratis

Antivirus gratis

La versión del histórico antivirus quedó en el centro de la polémica tras la invasión a Ucrania y algunos países comenzaron a anunciar que podría haber riesgo informático por usar. Sin embargo, no hay pruebas y sigue siendo una de las marcas más reconocidas del mundo en seguridad informática.

No instalar nada «extra» también puede ser una buena idea

Algunos especialistas van por una opción más sencilla: no usar antivirus.

Iván Barrera Oro, desarrollador de software especializado en seguridad informática, opina que comparar antivirus es una tarea que no tiene mucho sentido. “Objetivamente es difícil medir uno contra otro. Podría juzgarse, si interesa, por características vs. precio, o por renombre de la compañía. En general, no recomendaría ninguno”, sentencia.

«Lo ideal para evitar malware es instalar aplicaciones de un repositorio de confianza. Por ahora, a diferencia de Linux, Windows no posee tal característica (si bien se ha incluido Microsoft Store, la misma no está ‘curada’). Esto dificulta la tarea de mantener el sistema y sus aplicaciones actualizadas, y no caer en instaladores con malware. Los antivirus pueden ayudar en esta tarea, pero siempre serán insuficientes”, agrega.

Su opción a la hora de usuarios de Windows es más simple: usar el que trae el sistema operativo: “Respecto del antivirus incluido en Windows 10 y superior, de nombre defensor de Microsoft, por lo general resulta más que suficiente. En especial si se lo considera en lugar de otra opción gratuita», asegura.

Windows defender, el antivirus de Windows 10 y 11. Foto Microsoft

Windows defender, el antivirus de Windows 10 y 11. Foto Microsoft

En lo que sí acuerdan los especialistas es en utilizar una herramienta de seguridad: “Desde la postura de la ciberseguridad, siempre es preferible contar con una herramienta de seguridad instalada, actualizada y correctamente configurada. Sin embargo, existen diferencias importantes entre las distintas opciones del mercado, que suelen ser los factores decisivos para optar por una u otra solución: nivel de detección y protección, nulos falsos positivos, mínimo consumo de recursos, reputación de fabricantes y, por supuesto, el costo”, cierra Mendoza de ESET.

Así, bajo estos criterios, la decisión final está en el usuario.

Pero sólo comprendiendo exactamente a qué nos referimos cuando hablamos de “virus” en el siglo XXI se podrá entender a qué se está expuesto y, en función de esto, qué decisión de seguridad en línea tomar.

Fuente

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas