Cómo se realiza la cirugía bariátrica y sus resultados

Cómo se realiza la cirugía bariátrica y sus resultados


Existen varias técnicas quirúrgicas para llevar a cabo la cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad. Su objetivo es facilitar la pérdida de peso a personas con obesidad que quieren mejorar su salud y que no lo consiguen mediante otros tratamientos no quirúrgicos.

La obesidad es una enfermedad en sí misma que, a su vez, aumenta el riesgo de desarrollar otros trastornos más graves. El doctor Juan Carlos Meneu Díaz, jefe de servicio de Cirugía general y del aparato digestivo del Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, nos indica que «la obesidad se considera una epidemia de salud mundial, con crecimiento continuado en el número de casos nuevos cada año en los países desarrollados y en vías de desarrollo».

La cirugía bariátrica ofrece un impulso muy significativo no solo para adelgazar sino también para cambiar ciertos hábitos y mejorar la salud. En esta línea, nuestro cirujano apunta que «la pérdida de peso induce la mejoría de la mayoría de los problemas de salud relacionados con el sobrepeso, como la diabetes de tipo 2, el síndrome de apnea sueño, la hipertensión o la artritis».

Hoy día las cirugías bariátricas más utilizadas son el balón intragástrico, el bypass y el tubular gástrico. Te explicamos en qué consisten estas cirugías de la obesidad y sus resultados, así como para quién están aconsejadas.

Cirugía bariátrica: a quién se aconseja

Ante todo, conviene destacar que es imprescindible acudir a nuestros especialistas para que valoren cada caso de manera individual e indiquen los tratamientos disponibles más adecuados. No obstante, en líneas generales, las operaciones bariátricas están indicadas en personas con estas características:

Cómo se realiza la cirugía bariátrica y sus resultados

  • Con IMC o Índice de Masa Corporal de 40 kg/m2.
  • Con IMC de 35 kg/m2 y otros problemas asociados a la obesidad, como hipertensión, depresión, insuficiencia cardiaca, hipercolesterolemia, trastornos de conducta alimentaria, diabetes de tipo 2 e infertilidad, entre otros.

Cirugía bariátrica para tratar la obesidad

Es el tratamiento alternativo para adelgazar cuando no se obtienen resultados después de haber probado el resto de medidas tradicionales para perder peso.

En recientes estudios sobre obesidad y técnicas bariátricas, «no solo se ha demostrado la diferencia en resultados al comparar la cirugía bariátrica con las medidas no operatorias, sino que además se asocia con un mantenimiento a 10 años del 14%-25% en reducción de peso«, señala nuestro doctor.

Otro beneficio de la cirugía bariátrica es que proporciona un efecto protector sobre la salud de las personas que tienen obesidad, ya que consigue una disminución del riesgo de mortalidad del 24%.

Las tres cirugías de obesidad más populares son:

1. Balón intragástrico para perder peso sin cirugía

No es una cirugía propiamente dicha, ya que no es necesario realizar incisiones para colocar el balón intragástrico en el interior del estómago.

Esta técnica consiste en introducir el balón intragástrico, que es una esfera de látex, con la ayuda de un endoscopio en la parte superior del estómago, donde se mantiene durante seis meses. Esto hace que se necesiten ingerir menos alimentos para sentirse saciado y, como resultado de ello, se pueden adelgazar entre 10 y 15 kilos. No obstante, nuestro doctor nos advierte que, «en términos generales, existe ganancia tras la retirada del balón intragástrico. Por ello es útil como adyuvante preoperatorio en las personas con superobesidad».

Colocación del balón intragástrico en el interior del estómago

2. Bypass gástrico o baipás, también contra la diabetes

Esta cirugía mínimamente invasiva es la más demandada tanto por sus resultados positivos en la pérdida de peso como en el tratamiento de la diabetes de tipo 2. Además, nuestro doctor nos señala que «el bypass gástrico es la técnica de elección en los denominados ‘pacientes golosos’, con marcada tendencia a la ingesta de líquidos y sustancias hipercalóricas como los dulces».

En concreto, el baipás gástrico combina la técnica restrictiva con la malabsortiva, lo que consigue un doble efecto de reducir el estómago y disminuir la absorción de las grasas. Para ello, es necesario modificar el tamaño del estómago y la anatomía del intestino.

En cuanto a los resultados del bypass gástrico, nuestro doctor nos indica que «la pérdida ponderal es del 60-70% a tres años, similar a la gastrectomía tubular, con una mortalidad inferior al 0,25%».

Abordaje en el Bypass gástrico o baipás

3. Gastrectomía tubular, tubular gástrico o sleeve

Esta cirugía bariátrica se incorporado de manera reciente y se utiliza sobre todo en personas con obesidad que se han realizado operaciones de otro tipo y que no pueden optar por el bypass gástrico.

La gastrectomía tubular, tubular gástrico o sleeve es una técnica restrictiva, que modifica el tamaño del estómago para que la persona intervenida sienta antes saciedad sin consumir tantos alimentos.

En más detalle, nuestro cirujano nos describe que «el tubular gástrico o sleeve consiste en la extirpación casi total, y en sentido longitudinal, del estómago, dejando un reservorio gástrico de forma tubular, en la vertiente de la curvatura menor, sobre una sonda orogástrica que sirve de guía».

Con esta cirugía bariátrica se pierde hasta el 84,5% del exceso ponderal en un periodo de tres años, y entre el 45% y el 60% a los cinco años. Estas cifras son similares a las del baipás gástrico.

Antes y después de la operación de gastrectomía tubular

Por otra parte, no existen efectos secundarios importantes, tal como señala nuestro doctor: «Aunque la línea de sutura puede evidenciar filtraciones y, en ocasiones, se han detectado estenosis que requieren dilataciones endoscópicas tras la cirugía, son pocas las complicaciones asociadas al procedimiento a largo plazo». Eso sí, es aconsejable seguir las recomendaciones nutricionales de nuestros especialistas después de la operación para evitar un déficit de vitamina B12.

También hay que tener en cuenta que este tratamiento de la obesidad no impide el consumo de bebidas alcohólicas e hipercalóricas, por lo que existe un riesgo de que esto pueda acabar boicoteando el propósito de adelgazar. Por eso, lo más recomendable es seguir las indicaciones de nuestros especialistas en todo momento.

Por último, nuestro doctor concluye que «la cirugía de la obesidad debe ser considerada una opción válida para los pacientes que necesitan perder peso con el fin de reducir las morbilidades asociadas al sobrepeso». Siempre con la colaboración de otras especialidades para conseguir el mejor resultado.



Source link

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas