Este Barça es un equipo pequeño en Champions

Este Barça es un equipo pequeño en Champions

Koeman puso el autobús en el estreno europeo y la inercia ganadora del Bayern hizo el resto

El mensaje de Koeman en el debut de su Barça no pudo ser más claro. El Barça, ante los primeros espada, jugará con un perfil bajo, timorato, conservador y a la espera de rentabilizar al máximo las pocas oportunidades que genere. En definitiva, la apuesta azulgrana ante los Bayern, Chelsea, PSG o el que toque como lo hace un equipo que lucha por la permanencia en Liga cuando visita el Camp Nou. Es decir, como un equipo pequeño.

Duele ver al Barça juntando líneas, acumulando jugadores por detrás del balón. El miedo a la capacidad del Bayern cuando encuentra espacios acomplejó a Koeman en su planteamiento y a los jugadores a la hora de realizar un repliegue excesivo. Con la portería de Neuer a kilómetros de distancia, si no tienes una bala arriba las opciones de ser una amenaza real se reducen demasiado. El resultado: vivir en el alambre en defensa y nulo peligro arriba.

Que el Bayern dominase no exime al conjunto alemán de agarrarse a una buena dosis de fortuna para echar abajo el planteamiento defensivo del Barça. Un disparo lejano de Müller, aparentemente inofensivo, lo envenenó Eric García, al que la suerte le resulta esquiva en este inicio de temporada.

Hacía mucho tiempo que no se veía al Barcelona con la línea defensiva tan atrás. Nadie puede reprochar que Koeman diese prioridad al sistema defensivo ante este Bayern y en este momento de la temporada. Pero sí que la manera de neutralizar el poderío ofensivo alemán fuese metiendo a su equipo en el área. Lo condenó a un sufrimiento lento pero constante.

En un Barça en construcción, muchas de las esperanzas están puestas en el liderazgo y el paso al frente que debe dar Frenkie De Jong. El holandés, por desgracia, fue de los más discretos en el primer envite de entidad en Europa esta temporada. Perdió demasiados balones y no tuvo el peso en la salida de balón que el partido requería.

Con el partido muy cuesta arriba, Koeman tiró de un chaval de 17 años y de otro de 18 ante todo un Bayern de Múnich. Demir Gavi como armas de remontada ante el gigante alemán. Una señal inequívoca de los recursos con los que cuenta un Barça que Laporta y Koeman van a tener que reconstruir ladrillo a ladrillo. Y lo más difícil es que el material de construcción debe ser el más barato posible.

Lewandowski firmó un ‘doblete’ en el Camp Nou y suma 18 partidos marcando de manera consecutiva con el Bayern. Su olfato goleador temporada tras temporada es demoledor. Lo sufrió el Barça y lo echó de menos el equipo alemán en la última edición en la eliminatoria con el PSG. Con el polaco en el campo, el Bayern encauza todo su potencial ofensivo

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Relacionadas

FC Barcelona: Una pesadilla | marca

miyo Barcelona lleva una semana para olvidar en cuanto a lesiones. Los catalanes, hasta el parn, solo haban tenido que lamentarse unas pequeas molestias de