El Liverpool se quita de encima su crisis con un triunfo de prestigio ante el Tottenham

El Liverpool se quita de encima su crisis con un triunfo de prestigio ante el Tottenham

Después de cinco golpes, el Liverpool se levantó de la lona. Los reds, amoratados en su orgullo de campeón por las cinco jornadas consecutivas sin victorias, esquivaron el K.O. ante el Tottenham con un triunfo de prestigio (1-3) que les devuelve a la carrera por la Premier. Se quedan cuartos a cuatro puntos -con un partido más- del Manchester City después de quitarse sus complejos y desactivar el plan de Mourinho. El luso buscó desesperar a un Pool que acumulaba cuatro jornadas sin marcar con sus tres centrales… pero la MSF encontró los agujeros en su muralla.

Los fantasmas acecharon a Klopp en el arranque. Mané chutó fuera una ocasión cantada y en la siguiente Son hizo el 1-0. El VAR anuló el tanto por fuera de juego dándole una vida extra a los reds. Todo cambió cuando el tobillo derecho de Kane se lastimó. Thiago resbaló en su entrada al inglés, al que se le quedó enganchada la articulación. Resistió la primera parte… pero tuvo que ser sustituido.

Una pesadilla para Kane, que se ha lesionado ¡siete veces! en el tobillo en su aventura spur. Las dos graves dolencias que encadenó entre enero y abril de 2019, en la senda del Tottenham a la final del Wanda ante el Pool, reaparecieron. Pero antes de que se rompiera la dupla Kane-Son, el Liverpool se creció. Los spurs no cortaron sus carreras y sufrieron. Lloris frenó a Salah, Mané… pero no pudo con Firmino.

Adiós a la sequía roja

En diciembre, en Anfield, el brasileño marcó el gol del triunfo (2-1) en el 90′ frente al Tottenham. Y mes y medio después, repitió ante en la última jugada antes del descanso. Mané le encontró en el área y no falló. El brasileño terminó con 482 minutos y cuatro partidos y medio sin goles en Liga rojos. Necesitaron 93 tiros para marcar. No lo hacían desde el 0-7 al Palace del 19 de diciembre. Mourinho se desesperaba.

Firmino abrió el grifo y las dianas salieron en torrente. Con el Tottenham aturdido por la lesión de Kane y sus cambios, Alexander-Arnold hizo el 0-2 en la reanudación. Hojbjerg, con un misil, metió a los londinenses en el partido en la siguiente jugada. Un espejismo. El Liverpool fue un ciclón y Lloris y el VAR -gol anulado a Salah por mano de Firmino en el inicio de la jugada- sólo retrasaron el 1-3 de Mané. El senegalés superó los 69 goles reds de Luis Suárez (70). El Tottenham se queda sexto. Y el Liverpool ha vuelto. Una liberación. Adiós a la crisis.

Con Información de Marca

¿Te gustó el artículo? Compartelo

Publicaciones Relacionadas

¿Por qué se le abuchea a Djokovic?

El serbio acostumbra en los últimos tiempos a enfrentarse con una grada que no termina de reconocerle su grandeza deportiva. Novak Djokovic siempre está en el

¿Te gustó el artículo? Compartelo

‘La Ofrenda’: Espíritus roba-niños

En ‘La Ofrenda’ no hay que esperar mucho tiempo para entrar en situación. El terror se instala desde el prólogo y se queda ahí arraigado

¿Te gustó el artículo? Compartelo