¿Qué alimentos ayudan a tener una buena erección?

Existen alimentos que ayudan a tener una buena erección y unas relaciones sexuales más placenteras. Aunque esta no suele ser una de las funciones que se espera mejorar cuando se adopta una dieta sana, de todas maneras es un efecto que existe.

Hoy te vamos a contar sobre algunos hábitos de alimentación y ciertos productos que influyen en la salud sexual y reproductiva, sobre todo de los varones. Sigue leyendo para descubrirlo.

¿De qué estamos hablando?

La disfunción eréctil se define como la incapacidad de lograr o mantener una erección que sea suficiente para un desempeño sexual satisfactorio. Es decir, se trata de un trastorno que afecta el momento específico de la relación.

Se trata de un problema multidimensional y común en muchos hombres a lo largo de su vida. Se calcula que en el año 2025 podría haber alrededor de 320 millones de casos en todo el mundo.

Como indican los expertos del Hospital Clínic de Barcelona, los problemas de erección pueden tener causas de origen diverso, como las siguientes:

  • A nivel hormonal, están vinculados con unos niveles bajos de testosterona, que es la hormona sexual encargada de regular el deseo sexual y la erección. 
  • El sistema nervioso y el aparato circulatorio también tienen su función en el reflejo de la erección.
  • En algunas situaciones, tiene un origen psicológico, por ejemplo en casos de ansiedad, depresión o estrés.
  • También es un efecto adverso de algunos medicamentos, como los betabloqueantes que se emplean en patologías cardíacas.
Consulta de urología por disfunción eréctil

¿Qué alimentos ayudan a tener una buena erección?

A la hora de plantearnos qué alimentos ayudan a tener una buena erección, se deben tener en cuenta las causas expuestas más arriba. Si bien algunas no son modificables, en otros casos una buena elección alimentaria puede tener un efecto positivo. 

Por ejemplo, serán adecuados todos aquellos alimentos que ayuden en el funcionamiento óptimo del sistema cardiovascular y nervioso. Del mismo modo, los que faciliten la segregación de testosterona. Además y, como veremos más adelante, es importante tener en cuenta todos aquellos patrones de hábitos que afectan de forma negativa la función eréctil.

1. No evitar las grasas en la dieta

Para producir los niveles adecuados de testosterona, el organismo necesita colesterol. De aquí la importancia de introducir alimentos grasos en la alimentación. 

Una intervención dietética en este sentido aumenta el nivel de hormonas masculinas en la sangre de las personas que se apegan a un plan de alimentación rico en grasa, en comparación con otra más abundante en carbohidratos. Sin embargo, no todos los tipos de lípidos son válidos para este fin.

Es positivo elegir aceite de oliva virgen extra, coco y aguacate por su aporte en ácidos grasos monoinsaturados. También ayudan los ácidos omega 3 que se encuentran en el pescado azul. Además, estos son protectores del sistema cardiovascular y de las arterias que irrigan el aparato reproductor masculino.

2. Aporte suficiente de zinc

Este oligoelemento es esencial para el crecimiento, la inmunidad y la reproducción. Juega un papel clave en el desarrollo y función de los órganos sexuales masculinos. 

Se tiene la hipótesis de que una terapia con sulfato de zinc podría mejorar la actividad sexual. A esto hay que añadir los datos que relacionan las bajas cantidades del mismo en la dieta con una menor producción de testosterona.

Esta es una lista de algunos alimentos que ayudan a tener una buena erección, pues son de los más abundantes en zinc:

  • Moluscos y crustáceos, como las ostras, los cangrejos y la langosta.
  • Huevos.
  • Chocolate negro.
  • Semillas de calabaza, semillas de cáñamo y nueces del Brasil.

Por el momento, lo mejor es asegurar estas fuentes alimentarias en la dieta natural, sin recurrir a preparados artificiales. Son necesarios más estudios para evaluar la conveniencia de los suplementos de zinc, su seguridad y sus efectos adversos.

3. El papel del óxido nítrico

El rol de este neurotransmisor (que se produce en el tejido nervioso) en la función eréctil ha sido explicado y detallado por muchas investigaciones, entre ellas la de la Universidad John Hopkins. Después del estímulo sexual inicial que da inicio a la erección, los vasos sanguíneos deben seguir produciendo óxido nítrico, para mantenerla más tiempo y endurecerla.

Existen algunos alimentos que favorecen la producción de esta sustancia y que pueden ser incluidos en la dieta de forma regular. Son las nueces, el salmón, el chocolate negro y todas las verduras ricas en folatos (coles de Bruselas, espinacas, puerros o espárragos).

4. Frutos rojos que aportan antioxidantes

Uno de los principales componentes de fresas, frambuesas, moras y arándanos son las antocianidinas. Estos compuestos tienen una actividad antioxidante muy interesante en los problemas de disfunción eréctil.

El papel de los antioxidantes está relacionado con el del ácido nítrico, pues una presencia elevada de radicales libres en el organismo impide o dificulta su secreción. Tanto en patologías cardiovasculares, como en metabólicas con incidencia en las arterias, el control sobre los procesos de oxidación celular es un pilar de la mejora de la calidad de vida.

Los efectos negativos de la alimentación en la función eréctil

Aparte de conocer qué alimentos ayudan a tener una buena erección, es importante destacar cuáles son las pautas alimentarias que la dificultan. La mayoría no tienen que ver con alimentos concretos, sino con algunos hábitos y la estructura de las dietas. 

Los elementos que influyen de forma negativa son los siguientes:

  • Un índice de masa corporal elevado y la presencia de sobrepeso u obesidad. 
  • Las dietas muy restrictivas y pobres en grasas.
  • El patrón alimentario basado en carne roja, harina refinada, alimentos procesados y azúcares simples. Entre las personas que lo siguen, se observan más problemas de disfunción eréctil que entre quienes siguen un patrón tipo mediterráneo. 

Comienza a descubrir los alimentos que ayudan a una buena erección

El problema de la disfunción eréctil puede mejorar con una dieta rica en pescados grasos, nueces, frutos rojos, semillas de calabaza, huevos y verduras de hoja verde. Quizás no se encuentren en tu plan de alimentación habitual, pero ahora que conoces sus beneficios, puedes incorporarlos.

Esta dieta será más efectiva si se acompaña de unos hábitos de vida saludables que eviten el sedentarismo, el sobrepeso, el alcohol y el tabaco. Consulta con médicos y nutricionistas si tienes dudas. Es importante adecuar los esquemas a medida de cada paciente para obtener una mejoría notoria.

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Publicaciones Relacionadas