La NASA inicia una misión para buscar vida extraterrestre en Marte

El gran hito de la misión será la recolección de las muestras que retornarán a la Tierra en 2026 para ser estudiadas en profundidad. El rover aterrizará en el planeta rojo el próximo 18 de febrero.

La NASA ha lanzado la misión Mars 2020 con el nuevo vehículo espacial rover, conocido como “Perseverance”, desde Cabo Cañaveral, Florida (EE. UU.)  rumbo a Marte, en busca de restos de vida extraterrestre y como “uno de los mayores desafíos de la agencia“.

“Esta es la primera vez en la historia que iremos a Marte con la misión explícita de encontrar vida en otro mundo”, ha destacado Jim Bridenstine, administrador de la agencia espacial. “¿Vamos a poder encontrarla? No sabemos si la vida existió allí, pero sí sabemos que Marte en algún momento de su historia fue habitable”, ha añadido.

El lanzamiento se ha realizado con éxito a 07:50 hora local (13:50 horas en Euskadi). El rover ha despegado acoplado al cohete Atlas V desde la plataforma de lanzamiento 41 del Centro Espacial Kennedy, y debe recorrer más de 500 millones de kilómetros hasta aterrizar en el planeta rojo el próximo 18 de febrero. Se trata del mismo cohete con el que otros vehículos espaciales, como el “Curiosity” rover o “InSight“, han llegado hasta Marte.

Traer muestras marcianas a la Tierra sería un hito

La misión durará como mínimo un año en Marte, o lo que es lo mismo 687 días terrícolas, durante los cuales el vehículo recorrerá la superficie del planeta después de aterrizar sobre el cráter Jezero. Allí buscará restos de vida microbiana y probará producir oxígeno a partir de la atmósfera marciana.

La empresa vasca AVS ha construido dos de las siete partes del vehículo, que mantiene la forma cuadrangular de los rover anteriores, mide 3 metros (10 pies) de largo y 2,7 metros (9 pies) de ancho. Pesa 1043 kilos.

Por primera vez se volará una aeronave sobre el aire de Marte gracias al helicóptero “Ingenuity“, que viajará al planeta acoplado al rover, y que realizará diferentes pruebas de vuelo en una gravedad que es dos tercios menor que la de la Tierra.

Sin embargo, el gran hito de la misión será la recolección de las muestras que retornarán a la Tierra en 2026 para ser estudiadas en profundidad. Este será “uno de los procesos más complicados y emocionantes de la misión” ya que tendrán que hacer frente “a las duras condiciones de Marte” como la aridez del terreno o las tormentas de polvo.

“No es fácil y hay un gran riesgo involucrado para lograr el éxito. Dicho esto, sabemos cómo aterrizar en Marte. Esta sería la octava vez que lo hacemos por lo que tenemos experiencia”, ha añadido el administrador de la NASA.

Para la recuperación de estas muestras, la NASA cuenta con la participación de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el trabajo de centenares de científicos de más de una decena de nacionalidades que gracias a varios vehículos de transporte conseguirán el retorno.

¿Te gusto el artículo? Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Publicaciones Relacionadas